Existen diferentes definiciones que pueden ser empleadas para referirse a un plan de pagos. Todas ellas concuerdan en que es un conjunto de acciones que se llevan a cabo para liquidar de forma rápida cualquier deuda contraída, a poder ser, con bajos intereses.

Configurar correctamente un plan de pagos hace posible que mantengas al día tus obligaciones y administres de forma más eficiente tu dinero.

Existen diferentes tipos de planes que puedes llevar a cabo. El tipo o tipos a ejecutar depende principalmente de la deuda que tengas. Aunque de forma general se puede decir que los planes son aplicables a cualquier deuda, es necesario que en cada caso se hagan personalizaciones para ajustarlos a las necesidades de cada cliente.

Entre los tipos de deudas que se pueden contraer principalmente son las relacionadas con tarjetas de credito, prestamos personales, hipotecas e incluso deudas tributarias. Por lo tanto, es posible que te preguntes ¿Cómo se realiza el plan de pagos que se adecue a cada una de ellas?
Negocia con tu entidad financiera
Si tienes una deuda sobre un tarjeta de crédito, un prestamos personal o cualquier contrato establecido con una entidad financiera, es necesario que te pongas en contacto con ellos cuando creas que no podrás hacer frente a tus obligaciones con las condiciones establecidas. Solo de esta manera, se podrá establecer un plan de pagos que te permita solucionar tu situación.

Generalmente, al deudor, se le plantean alternativas que permitan saldar la deuda, a la vez que el banco cobra por sus productos y servicios. Por lo que se debe establecer una relación ganar-ganar que permita solucionar la situación.

Analiza tus gastos e ingresos de forma objetiva

Una de las primeras actividades que debes realizar, es analizar tu situación financiera. Establece tus deudas y tus ingresos, así como tus gastos e intenta calcular la liquidez de la que dispondrás para realizar el plan de pagos. Seguramente debas reducir tus gastos de manera considerable, se objetivo, esto deberás trasladarlo a tu acreedor para poder ofrecerte soluciones.

Es muy importante que te adelantes a establecer un plan de pagos, sin incurrir en impagos de manera previa, pues esto aumentará tus penalizaciones, tasas e intereses. Si mantenemos una relación directa y sincera, todas estas cuantías se pueden evitar.

Establece objetivos reales

Una vez que se han establecido las bases de una nueva negociación de la deuda, es de vital importancia que se firmen acuerdos que se puedan cumplir, solo de esta manera se podrán fijar unas bases de confianza con la entidad y los gastos de una nueva negociación o penalizaciones serán mucho menores.

Por todo ello, en ocasiones es mejor dilatar los pagos pero sabiendo que se harán frente a ellos. Aunque esto pueda generar más gastos y cuotas, te permitirán hacer frente a ellos sin incurrir en más deudas.

De cualquier forma, los resultados de cada negociación están sujetos a diferentes factores como puedan ser la puntuación de crédito que posea, la responsabilidad demostrada con el pago a tiempo de facturas o el tiempo que tiene como cliente de la institución.