El sobreendeudamiento es aquella situación que se da cuando los ingresos y el patrimonio no llega a cubrir la suma de gastos de las necesidades básicas y las obligaciones de pago para que éstas no continúen aumentando. Primeramente hemos de atender a la regla 70-30. La regla 70-30 es uno de los mayores consejos dados por los agentes financieros. Dicha regla consiste en designar al 70% de los ingresos en el pago de las necesidades y gastos vitales, y el restante 30% utilizarlo para pagar las deudas. En el momento en el cual las deudas superen ese 30% podría decirse que se está ante un caso de sobreendeudamiento. ¿Cuales son las consecuencias y soluciones ante el sobreendeudamiento?

Las consecuencias más comunes a las que se enfrenta quien se ve inmerso en un sobreendeudamiento son las siguientes:

  • Pago de multas o bien pago de intereses moratorios.
  • Acciones por parte de entidades financieras para el cobro, así como acciones judiciales.
  • Llevar a cabo la venta de diferentes bienes para poder hacer frente a las deudas.
  • Deterioro de la reputación crediticia e incluso figurar en la lista de morosos.
  • En caso de tener un negocio o empresa, pérdida de clientes e ingresos.
  • Incluso problemas de salud a causa del estrés excesivo.

¿Cuáles son algunas de las soluciones que se pueden tomar para facilitar esta situación?

  • Elaborar un documento en el cual figuren las deudas detalladamente, incluidos los tipos de interés aplicados, plazos de pagos, vencimientos y cuotas pendientes.
  • Reducir gastos innecesarios y crear una lista de los mismos. Así como elaborar un presupuesto con el que  lograr una economía saneada, racional y bien planificada. Tras haber realizado el presupuesto puede crearse un colchón de gastos, una especie de ahorro para gastos imprevistos.
  • Hablar con el banco para fijar los convenientes plazos e intereses para poder abordar el endeudamiento acumulado.
  • En el caso de estar obligados por una hipoteca, renegociar la misma con el banco una mayor flexibilidad o ampliación para de los plazos de pago.
  • Otra de las posibilidades es solicitar una reunificación de la deuda. La reunificación de deudas es aquel acuerdo entre entidades que posibilita mejores lograr mejores condiciones. Esto es, si un cliente tiene varias deudas, la reunificación le permite cambiar las condiciones de pago.
  • La agrupación de tarjetas, evitando así pagar más gastos de comisiones. Conviene también cambiar la gestión de las tarjetas de crédito, ya sea una revisión de las mismas o incluso sustituir las tarjetas de crédito por tarjetas de débito.
  • Por último, realizar una revisión de los seguros contratados, ya que una correcta revisión de los mismos e incluso una agrupación de los mismos puede ayudar a conllevar el sobreendeudamiento.

Suscríbete al blog para recibir las actualizaciones en tu email

Suscríbete al blog para recibir las actualizaciones en tu email

Te enviaremos las ultimas noticias referente a la Ley de la Segunda Oportunidad

Gracias

Share This