At. al cliente: 932426936 - Teleconcertación: 930502305

¿Trabajas por cuenta propia y te has planteado acogerte a la Ley de la Segunda Oportunidad pero no sabes qué requisitos necesitas y cómo hacerlo? En este artículo te explicamos los beneficios de la Ley de la Segunda Oportunidad para autónomos y cómo puedes poner fin a tus deudas.

¿En qué consiste la Ley de la Segunda Oportunidad?

La Ley de la Segunda Oportunidad aparece recogida en la Ley 25/2015 del BOE, y nace de la necesidad de ayudar a particulares y empresas que se ven incapaces de hacer frente a los pagos de las deudas contraídas debido a una difícil situación económica.

Este mecanismo permite, en un primer lugar, renegociar la deuda entre la parte deudora y la acreedora. Posteriormente, en caso de no conseguir ningún acuerdo, la parte deudora puede solicitar la cancelación de las deudas a las que no pueda hacer frente, tras liquidar la totalidad de su patrimonio.

¿Es aplicable la Ley de la Segunda Oportunidad para autónomos?

La respuesta a esta pregunta es . La Ley de la Segunda Oportunidad para autónomos es una realidad. Tanto particulares como trabajadores por cuenta propia o ajena y empresas pueden beneficiarse de esta ley en su totalidad.

Sin embargo, el deudor ha de cumplir con ciertos requisitos:

  • No ser declarado culpable del concurso de acreedores.
  • Haber cumplido sus obligaciones contables.
  • Haber colaborado con la administración concursal.
  • No haberse acogido a dicha ley en los 10 años anteriores.
  • No haber sido condenado por delitos contra Hacienda o la Seguridad Social, falsedad documental o de los derechos de los trabajadores.
  • No haber cometido delitos de carácter social o económico.
  • Que la deuda sea inferior a los 5 millones de euros.

¿Cómo puedo tramitar la solicitud?

Para poder acogerte a la Ley de la Segunda Oportunidad tienes que rellenar una solicitud en el que se incluya la siguiente información:

  • Identidad del autónomo, situación personal, familiar, laboral y profesional. 
  • Valoración del importe total de la deuda, así como de los bienes y derechos del patrimonio.
  • Recopilación con documentación de todos los bienes y derechos del autónomo.
  • Lista de acreedores, y la deuda contraída con cada uno

Esta solicitud deberá ser entregada al Registro Mercantil o Cámara que le corresponda.

Puedes encontrar toda la información sobre esta solicitud en este enlace.

¿Cómo es el proceso para optar esta ley?

Una vez entregada la solicitud se abrirá la etapa del acuerdo extrajudicial de pagos, con la presencia de un mediador concursal nombrado por el Registro Mercantil o Cámara correspondiente. En esta fase de negociación, se realizan diversas propuestas, y su objetivo es llegar a un acuerdo con una nueva planificación de pagos mediante quitas y esperas. Durante esta fase, se paraliza toda ejecución y se protege el patrimonio del autónomo.

Si no hay acuerdo, el mediador concursal solicitará la apertura del concurso consecutivo que continuará con la liquidación del patrimonio del autónomo. Las deudas que no se puedan cubrir con este patrimonio se podrán cancelar mediante la solicitud del beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI).

¿Cuáles son los beneficios de la Ley de la Segunda Oportunidad para autónomos?

El preámbulo de la Ley de La Segunda Oportunidad dicta que “una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer”. 

De este se extrae el principal beneficio que esta ley le puede proporcionar a un autónomo: la capacidad de empezar de nuevo con otros proyectos. La Ley de la Segunda Oportunidad profiere la capacidad de empezar desde cero, sin las cargas económicas de una empresa fallida.

Además, tanto empresas como autónomos, son los más beneficiados de esta ley. Hemos de tener en cuenta que su nivel de endeudamiento, en relación con la de los particulares, suele ser mucho más alto.