At. al cliente: 932426936 - Teleconcertación: 930502305

Una tarjeta revolving es un tipo de tarjeta que, detrás de esas aparentes ventajas, puede esconder muchos peligros. Hoy vamos a hablar de este tipo de tarjetas, cada vez más habituales en España. 

¿Tengo una tarjeta revolving? ¿Cómo funcionan estas tarjetas? ¿Puedo deshacerme de ellas? A menudo estas tarjetas acaban generando muchas deudas entre sus usuarios. Por este motivo, hoy vamos a explicar qué puedes hacer si una de estas tarjetas te está dando problemas.

 

Las tarjetas revolving en España

 

Una tarjeta de débito es aquella con la que hacemos una compra y se nos cobra el dinero al instante en nuestra cuenta bancaria. Con las tarjetas de crédito, este cobro queda aplazado a una fecha posterior, de modo que nos permite hacer compras sin necesidad de tener el dinero en nuestra cuenta bancaria en ese mismo momento.

Esto puede ser muy útil, por ejemplo, si tenemos que hacer alguna compra y todavía no hemos cobrado nuestra nómina, ya que no tenemos ese dinero actualmente pero prevemos tenerlo en breve. 

Lo más habitual en las tarjetas de crédito es agrupar todas las compras de un periodo y pagarlas íntegramente en la fecha de cargo elegida. De este modo, podemos comprar lo que necesitemos sin tener que esperar, para más adelante pagar esa pequeña deuda que habíamos generado. La tarjeta de crédito, utilizada adecuadamente, puede ser una herramienta que nos permita tener mayor flexibilidad con nuestro cash flow.

 

El problema de las tarjetas revolving

 

La gran diferencia con las tarjetas revolving es que con este tipo de tarjetas no se satisface íntegramente la deuda generada por las compras, sino que solamente se paga una parte. Este pago parcial y fraccionado de nuestras compras conlleva unos intereses, de un modo similar a cuando financiamos un vehículo para pagarlo a plazos.

El mayor problema es que estos intereses son muy elevados, y normalmente las cuotas a pagar son muy bajas, por lo que ni siquiera estamos pagando todos los intereses generados. Al no reducirse la deuda mediante el pago de las cuotas, lo que ocurre realmente es que esta aumenta mes a mes. Esto conlleva entrar en una espiral donde cada vez la deuda es mayor y no para de crecer por los propios intereses.

Como es lógico, estas tarjetas a menudo terminan con unas deudas imposibles de asumir, convirtiéndose en una losa para la persona afectada. Por ello, vamos a explicar qué hacer si nos encontramos ante esta situación.

 

¿Cómo funcionan las tarjetas revolving de España?

 

Las tarjetas revolving en realidad funcionan como un crédito al consumo. A medida que vamos gastando dinero, vamos generando una deuda cada vez mayor que pagaremos a plazos.

Existen dos tipos de cuota, es decir, dos formas de devolver el crédito prestado por una tarjeta revolving en España:

  • Pagar un porcentaje: el cliente paga un porcentaje fijo del saldo pendiente que quiere devolver cada mes. 
  • Pagar una cuota fija: el cliente paga una cantidad fija cada mes.

Como este pago a plazos conlleva intereses, las entidades financieras muchas veces promueven este tipo de tarjetas frente al pago íntegro.

 

¿Qué hacer si tenemos una tarjeta revolving en España?

 

La comercialización de las tarjetas revolving en España ha aumentado extraordinariamente en los últimos años. Sus aparentes ventajas llaman la atención en un primer momento:

  • Son tarjetas que a menudo se nos ofrecen gratuitamente.
  • Tenemos la posibilidad de comprar aquello que necesitamos pagando una cuota mensual muy pequeña. El problema es que contra más pequeña sea la cuota mensual, menos deuda estaremos devolviendo y más intereses estaremos pagando de forma prolongada.
  • Muchas veces vienen acompañadas de descuentos en establecimientos y seguros de compras.

Si somos poseedores de una tarjeta revolving y nos encontramos ante una deuda inasumible, debemos saber que la ley está de nuestra parte. Podemos exigir la nulidad de la tarjeta por ser ilegales.

Muchas veces estas tarjetas tienen cláusulas abusivas en sus contratos, además de una falta de transparencia manifiesta. A menudo se comercializan como un producto sencillo, con unas cuotas asequibles y unos costes mínimos. Nada que ver con lo que realmente son.

Una de las cláusulas abusivas más habituales es la de los intereses abusivos, que con las tarjetas revolving en España suelen rondar entre el 20-30% TAE. Estos intereses se consideran abusivos según la Ley de 23 de Julio de 1908 de Represión de la Usura, y así lo respaldan multitud de sentencias judiciales.

Por este motivo, si tenemos una tarjeta revolving, lo que debemos hacer es reclamar la nulidad del contrato y la cancelación de la deuda alegando cláusulas abusivas en el contrato o falta de transparencia.

 

¿Cómo reclamar las tarjetas revolving en España?

 

Para eliminar nuestra deuda procedente de la tarjeta revolving, lo que debemos hacer es manifestar la nulidad del contrato por cláusulas abusivas o falta de transparencia. No solamente hablamos de que no esté redactado de forma clara y sencilla, sino de que no haya existido un entendimiento real por parte del deudor de la relevancia de estas cláusulas en el contrato.

Exponiendo los fundamentos de derecho que nos amparan, así como la jurisprudencia de anteriores sentencias judiciales, el juez nos dará la razón y eliminará nuestra deuda. Por eso es importante estar acompañado de un abogado experto en cancelación de deudas, que te asesore y proteja durante todo el proceso legal.

Reclamando la nulidad del contrato, no solamente se elimina nuestra deuda pendiente, sino que se recupera el dinero pagado de más por esos intereses abusivos.

De hecho, como están habiendo tantas sentencias favorables de tarjetas revolving en España, cabe la posibilidad de solventar esta situación de forma mucho más rápida mediante un acuerdo extrajudicial, sin necesidad de pasar por los juzgados.

 

¿Es importante tener un abogado?

 

La realidad es que es algo muy importante para terminar el procedimiento con éxito y eliminar nuestras deudas. En el caso de negociar extrajudicialmente, por ejemplo, es muy probable que la entidad financiera trate de aprovecharse del desconocimiento del cliente en materia jurídica para sacar ventaja.

Además, sin la intervención de un abogado experto en la materia, el proceso legal se alargará más en el tiempo. Por el contrario, con el apoyo de un despacho de abogados, el deudor garantiza la defensa de sus intereses y el diseño de la mejor estrategia procesal.

Con el abogado adecuado se expondrán todos los fundamentos de derecho que amparan al deudor, además de citar todos las sentencias judiciales anteriores que sientan jurisprudencia al respecto. Armándonos de argumentos, la balanza se decantará hacia el lado de la persona afectada.

 

Abogados para tus deudas

 

Si quieres deshacerte de las deudas procedentes de tu tarjeta, llámanos al 930 502 305 y te atenderemos gratuitamente.

Abogados para tus deudas es un despacho referente en la cancelación de deudas, con más de 10 años de experiencia y casos de éxito por toda España. Nuestro equipo está plenamente integrado por abogados expertos en derecho bancario y derecho concursal, para llevar las cotas de éxito al máximo nivel.

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad