Un acuerdo extrajudicial, es aquel que ocurre cuando dos o más partes acuden a un ente mediador para resolver una dificultad que se esté presentando y así llegar a una solución que satisfaga a todas las partes involucradas, sin tener que llegar a un largo proceso judicial.

Todo esto se realiza con la ayuda de un tercero que recibe el nombre de mediador y es una persona que se encuentra adscrito a un ente conciliador autorizado por el ministerio de justicia.

¿Qué es un acuerdo extrajudicial de pago?

Un acuerdo extrajudicial de pago, es aquel al que llegan dos o más partes, cuando acarrea una deuda y desean o es necesario llegar a un acuerdo para poder solucionarla. Este acuerdo extrajudicial se hace entre personas que estén bajo una figura personal o jurídica.

El acuerdo extrajudicial de pago, es un mecanismo que se encuentra establecido por la normativa concursal, y gracias a la intervención de un tercero conocido con el nombre de mediador concursal las partes involucradas llegan a la mejor solución para el conflicto, estableciendo plazos para realizar los pagos y que así el deudor pueda obtener el beneficio de ser exonerado, ya que el deudor que no intente un acuerdo extrajudicial de pago, perderá automáticamente este beneficio y deberá pagar el 25% del importe del crédito concursal ordinario.

¿Quién puede beneficiarse?

Con un acuerdo extrajudicial de pago, se beneficia cualquier persona bajo la figura personal o jurídica que se encuentre en una condición de insolvencia o que por alguna razón este consiente que no podrá cumplir con las obligaciones que le traerá dicha deuda, siempre y cuando su deuda no supere el precio de 5.000.000 €.

¿Cómo es el procedimiento?

Para llevar a cabo un acuerdo extrajudicial de pago se debe cumplir con los siguientes pasos:

  • Mediante un formulario y la aportación de la documentación requerida por el ente mediador, el deudor solicita el acuerdo extrajudicial. El formulario debe incluir: identificación del deudor, precio de la deuda, domicilio, declarar activos, entre otros.
  • Después de recibida y aprobada la solicitud por un notario, cámara de comercio o registrador, según sea, será convocado un mediador concursal.
  • El mediador convocará a cada una de las partes involucradas a una reunión.
  • En el momento de llegar a un acuerdo, se publicará el documento que contiene los datos del deudor en el Boletín Oficial de Estado y en el Registro Público Concursal.
  • En el caso de que no se llegue a un acuerdo y el deudor continúe insolvente, el mediador tendrá la autoridad para solicitar al juez competente el correspondiente concurso consecutivo.

Ventajas y desventajas

Entre algunas de las ventajas que obtiene la parte deudora están:

  • Paralización de los intereses de la deuda mientras dure el proceso.
  • Paralización de embargos.
  • Posibilidad de rebajar la deuda mediante pagos.
  • Posibilidad de tener un plazo más amplio para pagar la deuda.
  • Posibilidad de obtener rebajas en la deuda.

Y entre las desventajas tenemos:

  • Lentitud en los juzgados.
  • Posible liquidación de los bienes del deudor si no se llega a un acuerdo.
  • Obtener poca flexibilidad para pagar la deuda.
  • No lograr paralizar los embargos.