Una vez que se ha consumado una separación o divorcio, llegan a nuestra cabeza una serie de preguntas, entre ellas, ¿Qué pasará ahora con la hipoteca? ¿Qué pasa si dejo de pagar? ¿Puedo reclamar la propiedad?, las cuales solo encontrarán respuesta con ayuda de información especializada. Por ello, si actualmente atraviesas esta difícil situación, a continuación te indicamos todo lo que debes saber para lograr un desenlace satisfactorio.

¿Qué es una hipoteca y quien paga sus gastos?

Una hipoteca es un producto bancario, que permite al cliente obtener una cantidad de dinero específica, destinada a la adquisición de un bien inmueble. El pago se establece mediante cuotas mensuales o anuales. La gestión de una hipoteca, genera gastos que según el Tribunal Supremo deben ser distribuidos entre el banco y el cliente. De esta manera, los gastos de notaría, impuestos y gestoría, deben ser pagados a medias por el banco y el cliente.
Los gastos de registro y los gastos jurídicos documentados, deben ser asumidos únicamente por el banco. Mientras que para la inscripción de la escritura de cancelación, el organismo indica que el pago debe ser realizado por la persona que recibe el préstamo, al igual que los gastos de tasación.

¿Qué hacer con la hipoteca después de la separación o el divorcio?

Ante un divorcio existen dos opciones, la primera que ninguno de los cónyuges se quede con la hipoteca y la segunda que una de las partes se quede con la obligación de sucumbir a sus pagos. Si ninguno de los cónyuges desea quedarse con la hipoteca, la dación en pago o la venta del inmueble pueden ser la mejor solución.
Si por el contrario alguna de las partes desea quedarse con la hipoteca, se podrá realizar una extinción del contrato del condominio, en la que una parte vende a la otra el 50% que le corresponde. O solicitar una sentencia firme que supone la asignación de la vivienda a la parte que haya asumido la responsabilidad de hacerse cargo de los hijos.

¿Qué pasa si no pago los gastos de la hipoteca?

El no pagar se traduce en la pérdida de la propiedad, si bien no es inmediata, es el futuro que generalmente le espera a todo deudor que incumpla sus responsabilidades.
Durante el primer mes, el banco contactará con el cliente para notificar el incumplimiento, el problema se solventará pagando los intereses de demora, más el valor de la cuota. En caso de que la persona mantenga la situación de morosidad, durante el segundo y quinto mes, el banco pauta una reunión para evaluar la situación. Si pasados los 5 primeros meses el deudor no logra cumplir el compromiso, durante el sexto mes, el banco solicitará la ejecución de la hipoteca ejecución hipotecaria. Pasado un año o año y medio, el juzgado fija la fecha de la subasta de la vivienda. Si llegada la fecha prevista el cliente no logra pagar las cuotas pendientes más los intereses, el resultado será la pérdida definitiva de la propiedad.

¿Puedo denunciar o no serviría para nada?

En caso de que sea la persona encargada de pagar la hipoteca y no reciba respuesta por parte de su expareja, a la hora de pagar las cuotas, usted bien puede denunciar, aunque debe saber que esto hará el proceso más difícil y complicado. Lo más recomendable en estos casos es, dejar constancia documental del hecho, mediante un burofax con certificación de texto, que deberá ser enviado a la persona, para informarle su incumplimiento. Estos documentos servirán para soportar un expediente ante un juzgado.

¿Qué hacer para que no haya intereses o comisiones bancarias?

La única forma de evitar pagos extras como resultado de la acumulación de cuotas es pagar a tiempo. En caso de que esté muy ajustado para cumplir, no pierda tiempo y acuda de forma inmediata al banco para plantear su situación y buscar soluciones en conjunto. Con total seguridad, su entidad tratará de ayudarle a solventar esta posible situación.

¿Puedo Reclamar la propiedad total del piso y ponerlo a mi nombre?

Reclamar la propiedad total del piso y ponerlo a nombre de una sola persona es posible. El primer paso para lograr el objetivo es saber si el banco está dispuesto a ejecutar la solicitud. En caso de que el banco apruebe la modificación, lo siguiente será realizar una novación de hipoteca, que consiste en modificar cualquier cláusula del contrato, junto con una extinción del condominio.

¿Qué hay que pagar para quitar a mi ex la hipoteca?

Después de llevar a cabo una novación de contrato y una extinción de condominio, es necesario escriturar los documentos, así como registrar las respectivas modificaciones.
Para ello es obligatorio pagar, gastos notariales y registrales asociados a la novación, tasas notariales y registrales asociados a la extinción del condominio, gastos de gestoría, impuesto sobre actos jurídicos documentados (IAJD) y en algunos casos los gastos de tasación.

¿Quieres cancelar tus deudas?Seminario 100% gratuito

Aprenderás las claves de La ley de la Segunda Oportunidad que podrán ayudarte a cancelar tus deudas. Ingresa y te diremos si puedes acogerte, explicaremos casos reales, y además, podrás encontrar tu estabilidad económica.

Asistir al seminario