La Ley de Segunda Oportunidad, aprobada y puesta en vigor en España en el año 2015, posibilita solucionar el estado financiero de personas o autónomos que han acumulado deudas llegando a presentar una situación crítica. Su propósito fundamental es restaurar el pago de las obligaciones generadas, llegando a un consenso que favorezca tanto a los acreedores como a los deudores.
En determinados casos, con previa verificación se puede llegar a exonerar la totalidad de la deuda. Esto es justo lo que le sucedió a un matrimonio en la provincia de Gerona.

Ley de la Segunda Oportunidad, primeras sentencias

Este es el primer caso que se aprueba y avala la exención o exoneración de la totalidad de las obligaciones contraídas por los deudores mediante la aplicación de dicha ley. Concretamente se trata de un matrimonio de origen rumano que desde el año 2012 reside en España.

Según las declaraciones de los responsables del caso, una vez se instalaron en Gerona, ambos encontraron trabajo, pero la esposa perdió el empleo a los pocos meses. Por esta razón comenzaron a pedir créditos que les permitieran sobrevivir, sin embargo, pasado un tiempo se les hizo imposible saldar sus cuentas.

Embargos y falta de liquidez

Estas deudas generaron que la nómina de la que dependían, fuera embargada y sus deudas alcanzaron cifras cada vez más vertiginosas. Entre los dos, llegaron acumular un importe superior a los 24.000 € en deudas a más de 15 entidades financieras y bancos diferentes.
Este matrimonio, no cuenta con propiedades, ni con familiares que le puedan prestar ayuda y lógicamente ya no tenían acceso a más financiación ni créditos. Estas fueron las razones por las que se vieron obligados a solicitar la apertura de un expediente de liberación de deudas, después de haber analizado la posibilidad de regresar a su país de origen.

Al cumplir con los requerimientos que establece la ley, solicitaron acogerse a esta, justificados por su bajo poder adquisitivo. Esta petición fue avalada por el administrador concursal, quien aprobó la misma. Afortunadamente, teniendo en cuenta la situación precaria de la pareja, la titular del juzgado de primera instancia de la ciudad aplicó la Ley de Segunda Oportunidad vigente hasta la fecha.

Exoneración de deudas, una nueva oportunidad definitiva

Como resultado del caso abierto con antelación, el juez acordó concederles el 8 de febrero de este año el beneficio de exoneración total del pasivo insatisfecho (BEPI).
Contra este auto aprobado no cabe aplicar ningún recurso legal. De esta forma se le dio la oportunidad al matrimonio de tener un nuevo comienzo. Al aplicar el BEPI, se resolvió el primer caso de este tipo en la ciudad catalana de Gerona. De modo general se puede decir que con la Ley de Segunda Oportunidad se brinda la posibilidad de reajustar deudas, además, en casos donde se demuestre que se cumplen las condiciones necesarias y el juzgado lo apruebe, se podrán eliminar todas las obligaciones adquiridas por los deudores en el pasado.
Esto hace que las personas físicas o autónomos tengan acceso a nuevos créditos y como bien sugiere el nombre de la ley, se les abre las puertas a una “segunda oportunidad”.