At. al cliente: 932426936 - Teleconcertación: 930502305

Ley de la Segunda Oportunidad

Cancela tus deudas y comienza con tu vida desde cero

¿Qué es la Ley de la Segunda Oportunidad?

Con la llegada de la crisis, muchas personas de este país se vieron afectadas económicamente. Esto supuso que muchas de estas personas empezaran a tener deudas inasumibles, que no eran capaces de pagar. Con esta ley, pueden reducir y eliminar sus deudas de forma legal y segura.

El Gobierno de España diseñó en 2015 una ley que permitiera a todas las personas eliminar sus deudas pendientes. Esta ley se conoce popularmente como la Ley de la Segunda Oportunidad, y aparece reflejada en el BOE como la Ley 25/2015.

¿En qué consiste la Ley de la Segunda Oportunidad?

La Ley de la Segunda Oportunidad es un mecanismo legal que permite reestructurar las deudas de aquellas personas insolventes. Con esta ley, cualquier persona insolvente puede reducir o eliminar sus deudas para siempre.

Este procedimiento de cancelación de deudas, en realidad, es similar al que hacen las empresas cuando entran en bancarrota. En el momento en el que una empresa tiene deudas que no puede asumir, inicia un proceso legal para deshacerse de estas deudas. En el caso de las personas físicas (particulares, autónomos y empresarios), antes de la Ley de la Segunda Oportunidad esto no era posible, y las deudas no podían eliminarse de ninguna forma. El deudor siempre debía responder a sus obligaciones de pago con todos sus bienes, presentes y futuros.

Ahora, gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad, se establece un marco legal adecuado para que también las personas físicas puedan eliminar sus deudas y empezar de cero.

Mira el siguiente video donde Fina te cuenta los beneficios inmediatos de acogerte a la Ley de la Segunda Oportunidad

¿Qué deudas se pueden cancelar con la Ley de la Segunda Oportunidad?

Con la Ley de la Segunda Oportunidad pueden eliminarse todo tipo de deudas: préstamos bancarios, tarjetas de crédito, hipotecas, deudas públicas con Hacienda y la Seguridad Social, microcréditos online, préstamos preconcedidos, etc.

En el caso de tener varias deudas, no podrá darse un trato preferente de unas frente a otras, por lo que se tendrán que atender todas y cada una de ellas.

Lo que es importante para el procedimiento de Ley de la Segunda Oportunidad es el tipo de crédito que sean. Existen tres tipos de crédito: privilegiado, ordinario y subordinado. Según el tipo de crédito que sea, deberá darse un tratamiento u otro dentro del procedimiento, y podrá eliminarse en un momento determinado del proceso.

Además, esta clasificación también determinará el orden de cobro de estos acreedores dentro del procedimiento, en caso de cobrar alguna cantidad de la deuda pendiente.

¿Se cancelan para siempre las deudas con la Ley de la Segunda Oportunidad?

Con la Ley de la Segunda Oportunidad, se cancelan para siempre todas las deudas.

Después de llegar a un acuerdo, extrajudicial o judicial, las deudas quedan canceladas de forma provisional durante un plazo de 5 años. Durante este plazo, los acreedores que reclamaban la deuda pueden solicitar reabrir el procedimiento si justifican que ha habido un engaño durante el mismo, y se ha actuado con dolo. Por ejemplo, que se han ocultado bienes durante el procedimiento y el deudor no ha actuado de buena fe.

Una vez pasado este plazo, las deudas pasan a eliminarse de manera definitiva. Por lo tanto, si se ha actuado de buena fe en todo momento y no se ha cometido ninguna falta durante el procedimiento, las deudas pasarán a eliminarse definitivamente sin ningún problema.

Casos de éxito de la Ley de la Segunda Oportunidad

El primer caso de éxito que traemos es el de una clienta que eliminó sus 500.000€ de deuda gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad. Se trataba de un autónomo que en su aventura empresarial había contraído deudas bancarias y con Hacienda. En este caso, no hubo acuerdo extrajudicial así que se pasó a solicitar el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho ante el juez directamente.

Otro caso de éxito es el de una clienta de Barcelona que eliminó sus 39.000€ de deuda con este procedimiento. En este caso, se trataba de un particular de perfil consumidor, con un alto endeudamiento con varias entidades. Esto había terminado con una situación donde sus ingresos eran inferiores a los gastos derivados de estas deudas. De nuevo, se eliminaron todas las deudas en la segunda fase judicial.

Un caso muy distinto fue el de un cliente con 45.000€ de deuda, proveniente de varios préstamos personales y créditos rápidos, sin hipoteca. Esta vez, el acuerdo llegó en la fase judicial, donde se eliminaron el 92% de sus deudas. Finalmente, le quedó una cuota a pagar de 60€ al mes durante los siguientes 5 años.


Por último, un ejemplo de caso de éxito en fase extrajudicial. En este caso, hablamos de una clienta de Madrid que eliminó el 40% de sus deudas. Con unos ingresos insuficientes para asumir las deudas, tenía que hacer frente al alquiler y las necesidades básicas de sus hijos. Con la Ley de la Segunda Oportunidad, los 45.000€ de deuda pasaron a ser 27.000€, fraccionado en una cuota de 288€ al mes.

«Aquí podéis ver el video de un caso de éxito de un cliente que cancelo 70.000€ gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad»

¿Quién se puede acoger a la Ley de Segunda Oportunidad?

A esta ley puede acogerse cualquier persona física que lo necesite. Es una ley apta tanto para particulares como autónomos y empresarios.

Mientras que las personas jurídicas (empresas) tienen otros procedimientos concursales para eliminar sus deudas, la Ley de la Segunda Oportunidad está pensada específicamente para las personas físicas. Tan solo deben cumplirse unos pocos requisitos para iniciar el procedimiento.

Ley de la Segunda Oportunidad para particulares o personas físicas

A raíz de la crisis económica y del Covid-19, muchos particulares han visto cómo sus ingresos disminuían. Debido a esto, han tenido que dejar de pagar sus deudas para poder subsistir, o empezar a hacer más cargos en la tarjeta de crédito. Todas estas situaciones tan delicadas a menudo han desembocado en una cantidad de deuda creciente e imposible de pagar.

En estos casos de sobreendeudamiento, la Ley de la Segunda Oportunidad se presenta como un procedimiento legal capaz de eliminar estas deudas. En el caso de los particulares, normalmente hablamos de préstamos bancarios, tarjetas de crédito y microcréditos. Todos estos créditos pueden reducirse o eliminarse mediante la Ley de la Segunda Oportunidad, de acuerdo con lo establecido en la Ley 25/2015.

Del mismo modo que las deudas de una empresa pueden desaparecer mediante un procedimiento legal, esta ley se concibe para que un particular pueda hacer lo mismo. De esta forma, su responsabilidad frente a las deudas pendientes es limitada y acorde a su situación económica.

Ley de la Segunda Oportunidad para autónomos y empresas

La crisis económica y del Covid-19 también ha obligado a muchos autónomos y empresarios a cerrar sus empresas o tener una gran cantidad de deuda inasumible con sus acreedores. En estos casos, hablamos tanto de deudas privadas (préstamos bancarios, proveedores, etc) como de deudas públicas (Hacienda y la Seguridad Social). La Ley de la Segunda Oportunidad es un procedimiento adecuado para estos emprendedores, ya que permite eliminar todas estas deudas.

Precisamente, esta ley se creó para otorgar una segunda oportunidad a todas aquellas personas que hayan tenido una aventura empresarial fallida. El objetivo es que esta ley funcione como red de apoyo en estos casos y permita reintegrar a estos autónomos y empresarios a la economía del país, promoviendo la emprendeduría. De lo contrario, si no existiera esta ley, muchas personas no verían ningún incentivo en iniciar su proyecto empresarial ante tanto riesgo.

Requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

Para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad hay un requisito básico: ser insolvente, es decir, no poder cumplir regularmente con las obligaciones de pago exigibles. Esta insolvencia puede ser tanto actual como inminente.

Además de ser insolvente, deben cumplirse los siguientes requisitos:

  • Las deudas tienen que provenir de dos acreedores distintos, dos empresas o personas físicas diferentes a quienes les debemos dinero. En este punto no se contabilizan las deudas públicas ni las hipotecas, aunque podrán tratarse más adelante durante el procedimiento. 
  • La cantidad de deuda total no puede superar los 5 millones de euros.
  • No haber sido sentenciado por ninguno de los siguientes delitos durante los últimos 10 años: contra el patrimonio, orden socioeconómico, falsedad documental, Hacienda, Seguridad Social o derechos de los trabajadores. Tener antecedentes de otro índole no perjudica de ninguna forma durante el procedimiento. En caso de tener estos antecedentes, también pueden llegar a eliminarse solicitando la cancelación legalmente.
  • No haber acudido a este procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad durante los últimos 10 años.
  • No haber rechazado una oferta de empleo adecuada en relación al trabajador en los últimos 4 años.
  • Ser considerado deudor de buena fe durante el procedimiento a ojos del juez y el mediador concursal. Ser deudor de buena fe significa llevar a cabo un conjunto de buenas prácticas que permitan realizar este procedimiento de cancelación de deudas sin problemas: no comprar o vender bienes durante el procedimiento, no esconder bienes, no solicitar un nuevo crédito, aportar la documentación pertinente con los datos correctos sobre nuestra situación económica, etc.

Todos estos requisitos se exigen desde la propia Ley 25/2015 pero, como se propone aquí, pueden llegar a cumplirse de diferentes formas, por lo que una consulta a un especialista puede ser una buena opción.

Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad

Para iniciar oficialmente el procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad, debe presentarse el expediente del deudor ante notario, registro mercantil o cámara de comercio. A partir de este momento, se nos adjudicará un mediador concursal, como ocurre en cualquier otro procedimiento concursal. Este mediador es una figura legal imprescindible para llevar a cabo el procedimiento, responsable de controlar que todo se produce de acuerdo a la legislación.

Una vez tenemos un mediador concursal asignado, se iniciará la primera fase del procedimiento con el objetivo de reducir las deudas a una cuota asumible. En caso de que la negociación no tenga éxito, se eliminarán todas las deudas al 100% en una segunda fase judicial.

Documentación para la Ley de la Segunda Oportunidad

Para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad, lo primero que debemos hacer es reunir toda la documentación necesaria. Una vez hecho esto, deberemos presentarla ante notario para iniciar el procedimiento, en caso de ser un particular. Si somos un autónomo o empresario, deberemos hacer lo mismo ante la cámara de comercio o registro mercantil.

Gran parte de la documentación a entregar tiene el objetivo de demostrar y justificar la situación económica del deudor, ya que debe demostrar su estado de insolvencia. Por lo tanto, será necesaria toda documentación que tenga validez legal y aporte justificación de los ingresos, gastos, patrimonio y deudas del solicitante.

En cuanto a la justificación de las deudas, todos los recibos pagados, contrato cuadro de amortización o la información que facilita hoy en día las entidades bancarias serán de utilidad.

En el caso de vivienda, se necesitará presentar de una nota simple certificada por el registro de la propiedad. Asimismo, para el vehículo se requerirá presentar el permiso de circulación.

En relación a los ingresos, se deberá aportar toda documentación que arroje luz al respecto: últimas nóminas, el certificado anual en el caso de recibir una pensión, etc. Por el contrario, los gastos no serán necesarios justificarlos desde un inicio, pero más adelante será pertinente: alquiler o hipoteca, comida, luz, agua y otros gastos del núcleo familiar.

Además de todo esto, también serán necesarios otros documentos de Hacienda y la Seguridad Social, así como antecedentes penales y certificado de nacimiento.

La documentación a entregar será distinta en función de cada caso particular, y si estamos hablando de un particular, autónomo o empresario.

La Ley de la Segunda Oportunidad consta de dos fases: una primera fase extrajudicial y una segunda fase judicial.

  • La primera fase extrajudicial tiene el objetivo de reducir las deudas del deudor. Esto se consigue mediante un conjunto de reuniones con los acreedores para llegar a un nuevo acuerdo de pagos. En este nuevo acuerdo se propone la eliminación de una parte de la deuda y el pago fraccionado de la parte restante, siempre de acuerdo a la capacidad de pago del deudor. Aquí tienes un ejemplo de caso donde se eliminó el 40% de deuda de una persona de Madrid. 
  • Si este acuerdo extrajudicial falla, la segunda fase del procedimiento tiene el objetivo de eliminar el 100% de las deudas del deudor. Esta fase es judicial y requiere de la liquidación del concurso consecutivo para deshacerse de todas las deudas. Es decir, una vez se liquida el patrimonio acordado con los acreedores, la deuda restante queda perdonada. Aquí tienes un ejemplo de una persona que eliminó los 500.000€ de deuda que tenía.

Una vez se cierra el procedimiento, como el deudor ya no tiene deudas con impagos, su nombre desaparece de los registros de morosidad. Eso implica que no sigan las llamadas de acoso ni las cartas de cobro, de modo que se inicia esa segunda oportunidad.

Ley de la Segunda Oportunidad para hipotecas

Como hemos adelantado, la Ley de la Segunda Oportunidad también permite deshacerse de hipotecas. En este caso, existen dos casuísticas muy habituales:

  • Que el deudor esté a la orden del día con su hipoteca pero tenga otras deudas impagadas. En este caso, lo más habitual es que el deudor no quiera deshacerse de su hipoteca, ya que está al corriente de pago. Por esta razón, lo que se suele hacer es dejar la vivienda fuera del procedimiento, y tratar solamente aquellas deudas que sí tienen impagos. De esta forma, se eliminan las deudas sin posibilidad de tener que entregar la vivienda como patrimonio con el que responder a los impagos.
  • Que el deudor no pueda hacer frente a su hipoteca y tenga otras deudas que tampoco puede pagar. En estos casos, lo más habitual es que la propia hipoteca y demás deudas sean una losa de la que es preferible deshacerse. Esto también se puede hacer, eliminando tanto la hipoteca como las otras deudas.

Por lo tanto, las hipotecas también pueden tratarse dentro del procedimiento de Ley de la Segunda Oportunidad, y puede hacerse de diversas formas. Dependiendo de cada caso particular y sus objetivos, será mejor llevar a cabo unas acciones u otras. Por lo que la hipoteca no es ningún impedimento a la hora de acogerse a este procedimiento de cancelación de deudas.

«Aquí puedes ver a Fina, Socia del despacho, quién explica exactamente que pasa con las hipotecas en la Ley de la Segunda Oportunidad«

¿Se pueden cancelar deudas públicas con la Ley de la segunda Oportunidad?

Las deudas públicas también pueden eliminarse con la Ley de la Segunda Oportunidad. Esto hace referencia tanto a las deudas con la Seguridad Social como con Hacienda.

Las deudas públicas dentro del procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad siempre han sido objeto de debate jurídico, y por eso muchas personas no tienen claro si pueden o no eliminarse con esta ley. La respuesta es que sí.

Inicialmente, las deudas públicas parecían muy difíciles de eliminar por cómo estaba escrita esta Ley de la Segunda Oportunidad. Pero gracias a la interpretación de los jueces de este país, y a la sentencia del Tribunal Supremo, se abrió la puerta a la eliminación de deudas públicas mediante este procedimiento.

Es por esta razón, que sí se han podido eliminar las deudas con Hacienda y la Seguridad Social con este procedimiento. Normalmente, la eliminación de las deudas públicas ha rondado el 70% del total, además de todos los intereses por demora.

¿Quieres saber si puedes acogerte a la Ley de la Segunda oportunidad y cancelar tus deudas?

Sigue los pasos del siguiente formulario que hemos creado para que sepas cuanto dinero podrías eliminar de tus deudas

Preguntas frecuentes sobre la Ley de la Segunda Oportunidad

Me pueden embargar si me acojo a la Ley de la Segunda Oportunidad

Con la Ley de la Segunda Oportunidad se pueden evitar muchos embargos de cualquier bien, incluso de las cuentas corrientes y nóminas.

Una vez tengas asignado un mediador concursal, habrás iniciado oficialmente el procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad. A partir de ese momento, estarás protegido por la Ley y cualquier intento de embargo podrá ser paralizado.

Cuánto cuesta la Ley de la Segunda Oportunidad

Los despachos de abogados que trabajan con la Ley de la Segunda Oportunidad normalmente tienen unos honorarios variables en función de la cantidad de deuda total del deudor. Además, estos honorarios podrán pagarse de manera fraccionada durante el tiempo acordado.

Para conocer el coste del procedimiento en tu caso particular, recomendamos ponerte en contacto con el despacho de abogados, que te hará un presupuesto ajustado sin compromiso.

Es efectiva la Ley de la Segunda Oportunidad

La Ley de la Segunda Oportunidad es la forma más efectiva de eliminar tus deudas, además de ser la única vía legal y segura.

Para garantizar la efectividad del procedimiento debemos cumplir con todos los requisitos y proceder tal y como indica la ley. Por ello, lo más importante es que estés acompañado de un abogado experto que te asesore y proteja en todo momento.

Puedo cancelar mis deudas si que afecte a mi matrimonio con la Ley de la Segunda Oportunidad

Efectivamente, puedes eliminar tus deudas con este procedimiento de forma que no afecte a tu matrimonio. Se pueden tratar todas las deudas de forma individual, en tanto que eres el titular de las deudas y quien tiene la obligación de pago.

Puedo perder mi coche con la ley de la segunda oportunidad

Existen muchas maneras diferentes de proteger el vehículo del procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad. Si se cierra el procedimiento en la primera fase extrajudicial, será imposible que pierdas el vehículo. Si se cierra el procedimiento en la segunda fase judicial, se puede quitar el vehículo del concurso de muchas formas: alegar el valor nulo del vehículo, justificar su uso profesional, etc.

Esto sirve tanto para coches como motocicletas y camiones, sean de uso profesional o particular.

Qué pasa con los avalistas en la Ley de la Segunda Oportunidad

Si tienes avalistas entre tus deudas, puedes acogerte a la Ley de la Segunda Oportunidad sin problemas. Tanto en la fase extrajudicial como judicial, se puede eximir a los avalistas de toda responsabilidad para que no le reclamen las deudas a ellos.

Reunificar deudas o Ley de la Segunda Oportunidad

La reunificación es un producto financiero que permite reducir la cuota a pagar de todas tus deudas a cambio de pagar durante más años, por lo que estarás aumentando la cantidad total de deuda a largo plazo.

Todo lo contrario es la Ley de la Segunda Oportunidad, que tiene el objetivo de reducir o eliminar tus deudas de forma definitiva.

Por qué confiar en la Ley de la Segunda Oportunidad

La Ley de la Segunda Oportunidad es la única forma legal de reestructurar tus deudas, sin refinanciaciones ni nuevos intereses. Las garantías de éxito son muy elevadas, y desde nuestro despacho siempre hemos conseguido los objetivos que nos hemos propuesto. Muchas personas ya han dicho adiós a sus deudas para siempre, empezando una nueva vida lejos de llamadas de acoso y cartas de cobro.

¿Necesitas un abogado especialista en la Ley de la Segunda Oportunidad?

Mira este video y conoce Abogados Para Tus Dedas

Puedes llamarnos al 930 502 305 o rellenar el formulario y nos pondremos en contacto contigo

Abogados Ley de Segunda Oportunidad

Dirección principal

Paseo de Gracia, 101, 2-3

08008

Barcelona

Atención al cliente: 932 426 936        Contratación: 930 502 305

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad