At. al cliente: 932426936 - Teleconcertación: 930502305

Habrás oído mucho acerca de la Ley de la Segunda Oportunidad y seguramente te habrás preguntado si puedes optar a acogerte a ella o no. A continuación te explicamos cuáles son los requisitos para optar por La Ley de la Segunda Oportunidad.

¿En qué consiste la Ley de la Segunda Oportunidad?

A grandes rasgos, la Ley de la Segunda Oportunidad es un mecanismo de ayuda que tiene como objetivo rebajar la carga deudora de entidades que se encuentran en una situación vulnerable y que no son capaces de hacer frente a los pagos de sus deudas de forma frecuente.

Hemos de entender que el objetivo de esta ley no es perdonar deudas, sino dar auxilio a aquel buen pagador que está atravesando por problemas económicos.

La ley de la Segunda Oportunidad viene recogida en el BOE y está regulada por la Ley 25/2015, puedes leerla al completo en el siguiente enlace.

¿Quién puede acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad?

Esta es la primera pregunta que nos viene a la cabeza cuando leemos acerca de la Ley de la Segunda Oportunidad. La respuesta es que tanto particulares como autónomos y empresas endeudados pueden optar por acogerse a dicha ley. Para ello deben reunir los requisitos que enumeramos a continuación.

¿Cuáles son los requisitos para optar por la Ley de la Segunda Oportunidad?

Para poder acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad tenemos que cumplir las siguientes condiciones:

  • No haya sido condenado por delitos contra la Hacienda Pública, la Seguridad Social, derechos de los trabajadores, patrimonio o falsedad documental.
  • No haya sido declarado culpable de delitos de carácter económico o social.
  • Actuar de buena fe. Es decir, haber intentado llegar a un acuerdo extrajudicial previamente, y que no haya rechazado un puesto de trabajo adecuado para el deudor en los últimos 4 años.
  • No haberse acogido a dicha ley en los 10 años anteriores. Esta ley tiene en cuenta el historial de créditos del deudor.
  • Habiendo satisfecho antes todo crédito contra masa y privilegiados, y pagado el 25% de sus créditos, o al menos que se demuestre que se han intentado pagar.

¿Cómo es el proceso para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad?

Para entender de una forma simple la aplicación de esta ley, la dividimos en dos bloques principales:

Acuerdos extrajudiciales 

Estos tienen como objetivo una renegociación de la deuda entre acreedor y deudor, para establecer un nuevo sistema de pagos basado en quitas y esperas, que se adapte a la situación actual. Esta negociación está tutelada por un juez en todo momento, y también cuenta con la figura del mediador concursal. Este mediador será el encargado de hacer llegar a un acuerdo entre ambas partes. El fin de estos acuerdos extrajudiciales, es no frustrar a la entidad acreedora en los pagos pendientes, recuperando parte de la deuda en un futuro.

Beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho

Este principio entraría en juego cuando ambas partes no hayan conseguido llegar a ningún acuerdo para reformular la deuda. En esta parte del proceso, se exonera al deudor de hacerse cargo del resto de la deuda que no ha podido cubrir liquidando todo su patrimonio. Tanto las deudas con Hacienda como con la Seguridad Social están exentas de la exoneración.

¿Por qué debería acogerme a esta ley?

La Ley de la Segunda Oportunidad brinda a todo aquel que se acoge a ella la posibilidad de empezar desde 0. Esto permite la posibilidad de volver a pedir un préstamo para comenzar un nuevo negocio y volver a utilizar tarjetas de crédito, hasta dejar de figurar en la lista de morosidad de la ASNEF.