Derechos y obligaciones del deudor

Deudor es toda aquella persona que ha adquirido una obligación de pago con otra persona o entidad. Esta es la principal obligación de un deudor cuando adquiere una deuda, pagarla en el plazo acordado. En este artículo vamos a explicarte los derechos y obligaciones del deudor, centrándonos en el procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad.

Derechos y obligaciones del deudor

Cuando pedimos un préstamo y firmamos el contrato, establecemos una relación jurídica entre quien recibe el dinero, el deudor, y el acreedor que nos presta el dinero. En esta relación jurídica, el deudor es el sujeto pasivo donde se le requiere el pago de la deuda en un plazo determinado. Todas las particularidades de la deuda están establecidas en el contrato, donde además se hace patente el derecho del acreedor de exigir el pago de la deuda.

Por lo tanto, como deudor, el principal deber y obligación es pagar la deuda. En caso de que no se pueda pagar de forma puntual, se puede proponer al acreedor una moratoria o alguna otra modificación temporal del contrato. O incluso pagar más adelante de la fecha correspondiente, sumándole los intereses de demora.

En función del tipo de préstamo, los derechos y obligaciones del deudor respecto al mismo cambiarán. Por ejemplo, en el caso de un préstamo hipotecario, el deudor tiene la obligación de ceder la vivienda si no puede devolver el préstamo. Por otro lado, si la vivienda tiene un valor superior al préstamo que falte por pagar, el deudor tiene derecho a cobrar la parte restante.

Por esta razón, si tienes préstamos, hipoteca o tarjetas de crédito y quieres conocer tus obligaciones y derechos, te recomendamos dejarte asesorar por abogados que conozcan estos contratos y las leyes que hay detrás.

No tienes obligación de pagar las deudas, acógete a la Ley de la Segunda Oportunidad

    Contacta con nosotros

    Un abogado de nuestro equipo te asesorará personalmente de forma gratuita






    Deudas con impagos

    Si no puedes hacer frente a tus deudas, lo más probable es que, cuando ya lleves unos meses sin pagar, el acreedor inicie un recurso legal para cobrar las deudas. Esto es lo que se llama un juicio monitorio, en el que el acreedor exige el pago de las deudas de forma judicial.

    Si el juez acepta esta petición, el deudor tendrá la obligación de pagar durante los próximos 20 días, y en caso contrario puede ver sus bienes o salario embargado.

    Por otro lado, el deudor también tiene derecho a oponerse a la petición del juicio monitorio. Existen varias razones por las que alegar que la deuda que exige el acreedor es incorrecta:

    • Cláusulas abusivas en los contratos.
    • Derecho a reclamar a terceras personas.
    • Falta de documentación aportada que justifique la existencia de la deuda.
    • Incapacidad de discernir la cantidad de deuda sin resolución judicial.
    • Prescripción de la deuda.
    • Retracto de crédito litigioso.
    • Etc.

    Si tienes deudas con impagos y te ha llegado una notificación de juicio monitorio, ponte en contacto con nosotros en el 930 502 305 y te ayudaremos.

    ¿Cómo eliminar mis deudas con impagos?

    Antes de que llegue el juicio monitorio, si tienes deudas pendientes de pago, lo que puedes hacer es acogerte a la Ley de la Segunda Oportunidad.

    Esta Ley otorga el derecho a cualquier deudor a declararse insolvente y reestructurar sus deudas. La Ley de la Segunda Oportunidad se aprobó en el año 2015 como la Ley 25/2015 y, por su recién aparición, todavía es desconocida para muchas personas. Sin embargo, esta Ley es totalmente real y funciona.

    Muchas personas ya se han beneficiado de este procedimiento, eliminando sus deudas y evitando el embargo de los bienes.

    Ley de la Segunda Oportunidad

    La Ley de la Segunda Oportunidad tiene dos fases principales:

    • Fase extrajudicial. En esta primera fase, el objetivo es reducir las deudas del deudor mediante reuniones con todos los acreedores. Esta reducción pasa por aplicar una quita a todas las deudas y proponer nuevos plazos de pago acordes a la capacidad de pago del deudor. Así es como una de nuestras clientas pasó de deber más de 40.000€ a tener una cuota mensual de 60€/mes durante 5 años.
    • Fase judicial. Si el acuerdo entre acreedores y deudor fracasa, se inicia la segunda fase del procedimiento. En este caso, lo primero que hacemos es ejecutar el concurso de acreedores y ceder los bienes acordados. Toda la deuda restante que no se ha podido saldar queda eliminada con la resolución del juez. Esto es lo que se conoce como Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho.

    Esta Ley funciona tanto para particulares como autónomos y empresarios. Puedes reducir o eliminar préstamos personales, tarjetas de crédito, deudas públicas con Hacienda y la Seguridad Social, microcréditos, hipotecas, etc.

    Derechos y obligaciones del deudor durante el procedimiento

    Uno de los derechos del deudor, al estar en pleno procedimiento judicial, es la protección jurídica. Por lo tanto, cualquier posibilidad de embargo queda anulada. En tal caso, el deudor tiene el derecho de solicitar la suspensión del embargo de acuerdo con la legislación española.

    A su vez, tampoco pueden aumentar las deudas del deudor durante este proceso, por lo que los intereses quedan paralizados.

    Esta imposibilidad de embargo y de aumento de deudas tiene sentido porque el deudor está en pleno proceso de reestructuración de deudas, por lo que su activo y pasivo no debe cambiar por estos actos.

    Por otro lado, el deudor tiene la obligación de ser considerado de buena fe durante todo el procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad. Ser deudor de buena fe significa llevar a cabo un conjunto de buenas prácticas y no actuar con dolo. Algunas de las obligaciones del deudor de buena fe son las siguientes:

    Como ves, la obligación de pago del deudor se puede saldar en caso de que este sea insolvente, tal y como también hacen las empresas cuando están en bancarrota. Pero, por otro lado, para que el procedimiento termine con la cancelación de deudas, el deudor debe seguir unas pautas y una normativa.

    Abogados para tus deudas

    Con Abogados para tus deudas, no tendrás problema para ser considerado deudor de buena fe. Nosotros nos encargaremos de asesorarte y acompañarte en todo momento para que no incurras en ninguna falta durante el procedimiento. También nos encargaremos de informarte sobre tus derechos con los cobradores y cuáles son sus límites.

    Somos un despacho con más de 10 años de experiencia en derecho bancario y derecho concursal. Nuestro equipo de abogados expertos se encargará de todo el proceso y diseñará la mejor estrategia para tu caso particular.

    Te ayudaremos a dejar atrás tus deudas y poder empezar una nueva vida.

    Llámanos de forma gratuita al 930 502 305 y te informaremos sobre lo que necesites.