¿Qué es un juicio monitorio?

Puede que hayas escuchado a hablar sobre este término jurídico en relación la Ley de la Segunda Oportunidad. A continuación, te explicamos qué es un proceso monitorio, cómo se lleva a cabo y en qué medida puede afectarte.

¿Qué es un proceso monitorio?

Un proceso monitorio es un procedimiento judicial en el que reclama una entidad acreedora mediante vía civil el pago de todo tipo de deudas.

Estas deudas deben ser líquidas, determinadas, vencidas y exigibles a la entidad deudora.

Tras haber recibido esta reclamación, el deudor puede satisfacer el pago de esta deuda. Si por el contrario, no pagara la deuda, será necesario ir a la vía judicial. En esta se solicitará el embargo de los bienes del deudor para satisfacer la cantidad que se debe.

¿Cómo es el proceso monitorio?

El proceso en términos generales, tiene dos fases principales: la fase declarativa y la fase ejecutiva. La primera es la que tiene en consideración las particularidades de la deuda y la cantidad en cuestión. La segunda requiere de asistencia jurídica, se concretará en el embargo de los bienes del deudor que sumen la cantidad necesaria para satisfacer los préstamos pendientes.

El proceso se inicia con la presentación de la documentación requerida ante el Decanato o ante el Servicio Común de Registro y Reparto de la localidad. En esta fase no es necesaria la participación de un procurador y abogado siempre y cuando la cantidad de deuda no supere los 2.000€.

Esta documentación que acompaña la solicitud la forman documentos firmados por la entidad deudora. Desde facturas, albaranes de entrega u otros archivos que documenten las deudas en cuestión, a certificaciones de impago en el caso de comunidades de propietarios. Será incluido cualquier otro tipo de documentación que demuestre la relación comercial entre deudor y acreedor.

Una vez presentada la solicitud, esta será revisada antes de ser admitida ante un juez. Si es aceptada, la Oficina Judicial en cuestión formalizará el requerimiento del pago enviándolo al domicilio del deudor. Este dispondrá de 20 días naturales para pagar esa cantidad.

¿Te ha llegado un monitorio y no sabes qué hacer?

    Contacta con nosotros

    Un abogado de nuestro equipo te asesorará personalmente de forma gratuita






    El proceso monitorio y la Ley de la Segunda Oportunidad

    Desde el punto de vista del deudor, la Ley de la Segunda Oportunidad puede ser un mecanismo para hacer frente a este proceso monitorio y poder defender su patrimonio del embargo solicitado.

    La Ley de la Segunda Oportunidad (BOE, 25/2015) es un mecanismo de ayuda para todo tipo de entidades endeudadas e insolventes o cercanas a la insolvencia, que no pueden hacer frente a las mensualidades de sus deudas debido a una situación económica delicada. Esta herramienta proporciona al deudor de la capacidad de negociar con los bancos unas nuevas condiciones de pagos.

    Las posibilidades de esta ley en una primera fase te ofrecerá poder obtener un nuevo acuerdo extrajudicial de pagos. Este te permitirá rebajar las mensualidades a cantidades mucho más coherentes y adaptadas a tus limitaciones económicas. Para llegar a este punto se negocia con los bancos en base a quitas y esperas que pueden eliminar hasta un 60% del total de las deudas. Además, aplicando a esta ley lograrás que todo intento de embargo, liquidación o subasta que se esté llevando a cabo quede automáticamente suspendido de forma indefinida.

    Abogados para tus Deudas y la Ley de la Segunda Oportunidad

    En el bufete de Abogados para tus Deudas disponemos de una dilatada experiencia en el ámbito de la ley procesal. Somos un bufete especializado en la aplicación de la Ley de la Segunda Oportunidad, y muestra de ello es el 100% éxito que hemos logrado en todos los casos en los que hemos trabajado. Hemos logrado la consecución de los objetivos marcados para cada cliente en cada caso. Nuestros abogados te asesorarán y te acompañarán durante los trámites de todo el proceso. También actuarán como mediador con los bancos y se encargarán de eliminar todos tus datos de los ficheros de morosidad. De esta forma conseguirás evitar las molestas llamadas de las financieras. Con nuestro conocimiento de la ley, le daremos el enfoque jurídico necesario en tu caso en particular, para así defender tus intereses ofreciéndote las máximas garantías.