At. al cliente: 932426936 - Contratación: 930502305

A día de hoy, por culpa de la crisis económica y el coronavirus, muchas personas no pueden pagar sus deudas. Esto genera mucho malestar a las personas que sufren esta situación, recibiendo llamadas de acoso y cartas de cobro. Para salir de esta situación, lo primero que debemos hacer es declararnos insolventes. Por esta razón, vamos a explicar cómo declararse insolvente en España.

 

¿Qué significa declararse insolvente en España?

 

Una persona insolvente es aquella persona que no puede hacer frente a sus obligaciones de pago, es decir, a sus deudas. Si no tenemos suficiente dinero para pagar nuestros gastos y deudas, significa que somos insolventes. Así lo estipula el artículo 2 de la Ley 22/2003.

Por otro lado, este es precisamente el requisito básico para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad: ser insolvente. Esta ley permite que cualquier persona insolvente pueda eliminar sus deudas de forma 100% segura y legal.

Asimismo, la insolvencia puede ser actual o inminente.

  • La insolvencia actual es cuando ya no estamos pudiendo pagar nuestras deudas de forma regular y tenemos impagos.
  • La insolvencia inminente es cuando prevemos que no podremos cumplir regularmente con nuestras obligaciones de pago en un futuro.

Ambos tipos de insolvencia son aptos para acogernos a la Ley de la Segunda Oportunidad y reestructurar las deudas.

 

Requisitos para declararse insolvente en España

 

No se requiere de ningún requisito particular para declararse insolvente en España, tan solo hay que demostrarlo. Ser insolvente significa estar en una muy mala situación económica, donde no podemos pagar regularmente las deudas que tenemos a nuestro cargo. Esto ocurre cuando nuestro activo (lo que tenemos) es menor a nuestro pasivo (lo que debemos), y hemos superado nuestra capacidad de endeudamiento.

Por esta razón, el requisito principal para declararse insolvente en España es demostrar que realmente no podemos pagar las deudas, y que no se trata de una insolvencia estratégica. Esto lo haremos aportando toda la documentación posible sobre nuestros gastos, ingresos, deudas y patrimonio.

Cuando estamos en esta situación económica, la Ley de la Segunda Oportunidad interpreta que tan solo nos queda la opción de renegociar o cancelar las deudas, ya que nos es imposible pagarlas. Por lo tanto, lo que debemos hacer en estos casos es declararnos insolventes y empezar a renegociar nuestras deudas con la Ley de la Segunda Oportunidad.

 

¿Quién puede declararse insolvente en España?

 

En España actualmente puede declararse insolvente cualquier persona física y jurídica. Esto significa que puedes declararte insolvente tanto si eres un particular, autónomo o empresario como si eres una empresa.

Particulares, autónomos y empresarios deberán acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad, mientras que las empresas deberán hacer el concurso de acreedores que les corresponde.

Dicho esto, es cierto que existen dos opciones principales respecto a la declaración de insolvencia:

  • Que sea el deudor quien se declara insolvente. En este caso, el deudor deberá justificar su endeudamiento y estado de insolvencia. Desde Abogados para tus deudas nos encargamos de preparar toda la documentación necesaria para justificar el estado de insolvencia de nuestro cliente. Siempre con el objetivo de acogernos al procedimiento y eliminar las deudas.
  • Que sea el acreedor quien nos declare insolvente. En este caso, será la entidad acreedora la que deberá justificar nuestro estado de insolvencia. Para hacer esto deberá presentar la documentación necesaria que demuestre nuestra insolvencia. Esto puede demostrarse de diferentes formas: con una sentencia firme de juicio monitorio, impagos del deudor, embargos pendientes, etc.

Cuando nos acogemos a la Ley de la Segunda Oportunidad, lo más habitual es que sea el deudor el que se declare insolvente y tenga que demostrarlo.

 

Declárate insolvente y elimina tus deudas

 

Si no puedes hacer frente a tus deudas, lo mejor que puedes hacer es reducirlas o eliminarlas por completo con la Ley de la Segunda Oportunidad.

Esta ley fue aprobada en el año 2015 gracias a las nuevas políticas de la Unión Europea, con el objetivo de rescatar a todas aquellas personas afectadas por la recesión económica. De este modo, cualquier persona insolvente puede reestructurar sus deudas de forma totalmente legal y segura, como han hecho siempre las empresas.

La Ley de la Segunda Oportunidad consta de dos fases:

  • Una primera fase extrajudicial donde se negocia con los diferentes acreedores con el objetivo de reducir las deudas de la persona insolvente. Esta reducción de deudas pasa por un nuevo plan de pagos donde se perdona una gran parte de la deuda. La parte restante de la deuda se paga de forma fraccionada durante los siguientes años, siempre de acuerdo a la capacidad de pago del deudor.
  • Una segunda fase judicial donde se solicita ante el juez la cancelación del 100% de las deudas. Para hacer esto primero debemos ejecutar el concurso de acreedores y hacer constar que no hemos podido satisfacer el pago de las deudas. Esto significa que somos insolventes e incapaces de pagar la deuda, por lo que el juez nos perdonará el pago por completo.

 

Las ventajas de la Ley de la Segunda Oportunidad

 

Esta ley todavía es muy desconocida para algunas personas, pero desde nuestro despacho siempre hemos trabajado con ella desde el primer día. Las garantías de éxito son muy elevadas, tan solo depende de que hagamos todos los pasos tal y como establece la ley. Por eso es tan importante estar acompañado de un despacho de abogados experto.

La Ley de la Segunda Oportunidad solamente permite reducir o eliminar las deudas. Esa es la principal ventaja frente a las reunificaciones, que aumentan las deudas y añaden nuevos intereses bancarios.

Una vez terminado el procedimiento, tu nombre desaparecerá de las listas de morosos y dejarás de recibir llamadas de acoso. Ya no podrán reclamarte nunca más las deudas. Además, durante el procedimiento no podrán embargarte ni aumentar tus deudas.

 

Ponte en contacto

 

En Abogados para tus deudas estamos plenamente especializados en la Ley de la Segunda Oportunidad. Tenemos más de 10 años de experiencia cancelando deudas y un equipo de abogados expertos con formación en derecho bancario y derecho concursal.

Llámanos al 930 502 305 y explícanos tu caso. Te atenderemos gratuitamente y sin compromiso, buscando la mejor solución para tus deudas.