Tengo muchas deudas y no puedo pagar

En caso de insolvencia, cuando un deudor no puede pagar sus deudas y no tiene bienes para hacer frente a los acreedores, uno se encuentra en una situación difícil.

Si debes préstamos personales o cualquier otro tipo de deuda con tus acreedores, pero no tienes bienes ni dinero para hacer frente a la situación, hay algunas soluciones a las que puedes acogerte. La mejor de ellas es la que viene recogida en la Ley de Segunda Oportunidad de 2015.

¿Qué hacer si no puedes pagar una deuda?

El hecho de acumular deudas, no poder pagarlas y no tener los activos para responder con dichas deudas puede causar mucho estrés.

El primer paso para terminar con esta tensión es decidir cómo manejar tus finanzas. Para ello, es importante analizar la gravedad de la situación, saber el importe de todas las deudas, conocer las cuotas fijas y los ingresos mensuales.

Incluso si no tienes ningún activo y tus ingresos no son suficientes para cubrir los gastos, el punto de partida es hacer una verificación de la realidad. Una vez que se tengan los números claros, lo mejor es hablar con los acreedores para determinar la situación financiera propia y mostrar interés en saldar esas deudas.

En el caso que debas un préstamo personal, lo más habitual es que cuando vayas al banco a explicar la situación, te den alguna de las siguientes alternativas:

  • Negociar la deuda, acordar cancelarla o aplicar esperas para que se calme la situación que se está atravesando.
  • Refinanciar la deuda con otro préstamo personal, facilitando cuotas mensuales razonables para su economía.

Desde el año 2015, existe otra alternativa legítima que un banco o entidad financiera no te contará: aprovechar la Ley de Segunda Oportunidad.

¿No puedes pagar una deuda? Te ayudamos a cancelarla


Negociar la deuda cuando no pueda pagarse

La renegociación de la deuda implica acordar nuevos términos para hacer frente a la deuda sin caer en un incumplimiento de los pagos. Es importante que este proceso de renegociación encaje con la situación financiera actual del deudor.

Por eso se dice que el primer paso es analizar la situación actual con pasivos, gastos e ingreso disponible. De esta manera, tendrás más poder para negociar un movimiento o esperas con el acreedor al conocer la causa de la demora en el pago.

En estas negociaciones es muy importante estar acompañado por un profesional que vigile que el nuevo acuerdo que te ofrece el banco es favorable para ti, ya que las renegociaciones pueden comportar intereses más elevados y una deuda total más grande.

Para obtener asesoramiento gratuito y sin compromiso de un abogado experto, llámanos al 930 502 305. En Abogados para tus deudas somos especialistas en derecho bancario y eliminación de deudas.

Refinanciar con otro préstamo personal o ICO

Esta alternativa puede ser la más atractiva para el banco, pero generalmente no es el caso para el deudor. De esta forma, el banco refinanciará con otro préstamo personal la deuda, a devolver en varios años con un vencimiento más cómodo para el deudor, pero le cobrará un nuevo tipo de interés más alto.

Es cuestión de analizar los plazos y si le interesa al cliente formalizar el nuevo préstamo. Los préstamos ICO pueden ser muy caros. Lo mejor es consultar a un abogado profesional e interiorizarse en detalle sobre los términos de este tipo de préstamo. Llámanos al 930 502 305 y un abogado especialista estudiará tu caso con detenimiento.

En cualquier caso, si el deudor no puede pagar sus deudas y no tiene bienes, se recomienda que consulte la Ley de la Segunda Oportunidad.

La Ley de la segunda oportunidad

La Ley de la Segunda Oportunidad es ciertamente una medida que mantiene su seguridad, tenga o no el deudor bienes en su poder. Cuando el deudor no tiene bienes, se evita el proceso de liquidación mientras se reducen drásticamente los pagos mensuales de la deuda, hasta poder llegar incluso al punto de cancelación total durante la fase judicial.

Si el banco sabe que el deudor no posee bienes o que no puede cobrar las deudas, estará interesado en llegar a un acuerdo con la persona, porque acudir a los tribunales no ayudará mucho, sobre todo si el deudor no tiene suficientes bienes o ingresos.

La ley de la segunda oportunidad para cancelar deudas incluso cuando no hay bienes

La Ley de Segunda Oportunidad también permite a los particulares y autónomos negociar deudas e incluso cancelar deudas si no pueden afrontar esas deudas y no existen bienes.

Esta medida tiene como objetivo ayudar a los deudores insolventes en sus obligaciones económicas sin perjudicar a los acreedores.

Hay dos etapas: 

  • Negociar un acuerdo de pago amistoso para eliminar una parte de las deudas.
  • Solicitar un BEPI (beneficio de responsabilidad insatisfecha) del juez con la cancelación total de las deudas.

Acuerdo extrajudicial

Los acuerdos con los acreedores se negociarán a través de un mediador concursal. Para ello se deberá acudir al notario que designará este mediador. Durante este período, que no podrá exceder de dos meses, se propondrá a los acreedores un calendario de pagos.

El plan de pago incluye una oferta de descuento y/o una espera en el período de pago. Una vez puesta en práctica la propuesta con plan y calendario de pagos, se deben realizar esfuerzos para que los acreedores la acepten.

Cancela tus deudas con la Ley de la Segunda Oportunidad


Acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad

Se puede acoger a esta posibilidad cualquier persona, autónomos o empresarios, que cumplan con los requisitos que establece la ley. Se dan los siguientes casos:

Particulares

Debido a la crisis del Covid-19 y por los efectos de la deficiente economía, muchas personas han visto disminuir sus ingresos. Por ello han tenido que dejar de cumplir con sus deudas y dedicarse sólo a la subsistencia diaria.

Esa situación ha hecho que las deudas se acumulen y en un punto ya sea imposible cumplir con esos pagos.

La Ley de la Segunda Oportunidad es un procedimiento ideal para poder cancelar las deudas. En el caso de las personas particulares se habla de préstamos bancarios, de tarjetas de crédito y de microcréditos.

Autónomos o empresarios

La crisis económica también obliga a muchos autónomos y a empresarios a cerrar sus empresas, dejando gran cantidad de deudas que no son capaces de asumir. La Ley de la Segunda Oportunidad se ha redactado pensando en esos emprendedores, para que eliminen sus deudas pendientes.

El objetivo de la ley es que funcione como un apoyo en esos casos y que permita reintegrar a los autónomos y a los empresarios a la economía del país. Si esta ley no existiera muchas personas no verían un incentivo en sus proyectos empresariales.

Se habla en estos casos de deudas públicas (Hacienda, Seguridad Social) y de deudas privadas (préstamos bancarios, proveedores). Todas ellas también pueden considerarse dentro del proceso de Ley de Segunda Oportunidad.

Los deudores siempre tienen posibilidades de cancelar sus deudas, porque ningún acreedor dificultará que se le pague lo adeudado. Por todo ello, es importante conocer que existe una ley que puede ayudar en ese proceso.

Asesoramiento gratuito

En Abogados para tus deudas llevamos años eliminando deudas con la Ley de la Segunda Oportunidad. Ya hemos sumado más de 13 millones de euros en deuda cancelada y cada vez son más las personas que se acogen a esta ley para resolver su situación económica.

Llámanos al 930 502 305 y un abogado especialista estudiará tu caso gratuitamente y sin compromiso. Esta puede ser la solución definitiva a tus deudas pendientes.