At. al cliente: 932426936 - Contratación: 930502305

A día de hoy, la acumulación de deudas es uno de los factores que más afecta a la economía de los ciudadanos. Con la crisis económica, esto se agrava con la falta de ingresos suficientes y de forma estable. A raíz de esta inestabilidad económica, han aparecido muchos créditos orientados a aquellas personas que quieren pagar sus deudas pendientes. En el siguiente artículo vamos a explicar qué bancos dan préstamos para cancelar deudas y qué implican estos créditos.

 

Préstamos para pagar deudas

 

La forma más habitual de conseguir un préstamo para pagar deudas es optar por una reunificación. La reunificación es un producto financiero que agrupa todas tus deudas en una nueva deuda, liquidando todas aquellas deudas anteriores y abriendo una deuda mayor. Al adquirir una nueva deuda, varían las condiciones del préstamo y tan solo tendrás una cuota a pagar. 

Esta nueva cuota a pagar suele ser de menor cantidad en comparación a todas las cuotas que tenías que pagar antes de la reunificación. Este es el principal reclamo de la reunificación. A cambio, lo que haces es comprometerte a pagar durante más años esa deuda.

En definitiva, con la reunificación lo que haces es aumentar tus deudas a cambio de pagar una nueva cuota más pequeña durante más años.

Como lo que estarás haciendo será aumentar tus deudas a largo plazo, los bancos habitualmente serán exigentes a la hora de proporcionarte este préstamo. Por lo tanto, si tu nombre consta en algún registro de morosidad como ASNEF, lo más probable es que rechacen tu petición

Por lo general, los bancos y entidades financieras rechazarán las solicitudes de reunificación de clientes que tengan deudas con impagos, ya que son considerados de alto riesgo financiero. Y cuando no lo rechacen, solicitarán un aval como puede ser la vivienda y establecerán unos intereses más elevados.

 

¿Qué bancos dan préstamos para cancelar deudas?

 

Actualmente, existe una gran variedad de empresas que ofrecen préstamos para reunificar deudas, tanto banca tradicional como entidades financieras online. Lo fundamental es que, a la hora de solicitar cualquier préstamo, conozcas las condiciones que aplican cada uno de los bancos y compares opciones. Tu objetivo debe ser encontrar un préstamo que seas capaz de pagar en el tiempo establecido y con unas condiciones que se adapten a tu situación económica.

A la hora de comparar opciones, verás que por un lado hay bancos que ofrecen créditos con un TAE muy reducido, es decir, con una rebaja en la tasa de interés. Y, por otro lado, hay entidades financieras que ofrecen un TAE más elevado a cambio de pagar de forma más fraccionada.

Si tienes varias deudas al corriente de pago que prevés no poder pagar de forma inminente, la reunificación puede ser una opción. Y, en el caso de que tengas la mayor parte de tus deudas con una sola entidad, ponerse en contacto con ellos será un buen inicio, ya que existirá una antigüedad como cliente y una relación contractual anterior.

En cualquier caso, aquí están algunos ejemplos de bancos que dan préstamos para cancelar deudas:

  • Naranja de ING: Tiene un Interés Nominal del 9.95% y un TAE del 10.42%, pudiendo solicitar entre 3.000€ y 24.000€ a 1-7 años.
  • La Caixa: Tiene un Interés Nominal del 19.84% y un TAE del 21.72%, pudiendo solicitar entre 1.000€ y 15.000€ a 1-4 años. En este caso, hablamos de un préstamo preconcedido, por lo que no podrá ser solicitado sin previa oferta.
  • Banco Cetelem: Tiene un Interés Nominal del 13.9% y un TAE del 14.82%, pudiendo solicitar entre 3.000€ y 60.000€ a 1-10 años.
  • Younited Credit: Tiene un Interés Nominal del 6.6% y un TAE del 10.24%, pudiendo solicitar entre 1.000 y 40.000€ a 2-6 años.
  • Subgrupo: Tiene un Interés Nominal del 5% y un TAE del 6.9%, pudiendo solicitar entre 5.000 y 300.000€ a 1-20 años. Puedes adquirir este préstamo aun estando en un registro de morosidad, pero siempre solicitan un inmueble como aval.

Estos son algunos de los bancos que dan préstamos para cancelar deudas. Existen muchos más y cada uno ofrece unas condiciones y exige unos requisitos distintos. Lo requisitos más habituales son los siguientes:

  • Ingresos mensuales estables y demostrables.
  • No estar incluido en una lista de morosidad.
  • Tener una hipoteca como aval, o presentar a un avalista en caso de hacer reunificación sin hipoteca.

 

Gastos a tener en cuenta en la reunificación

 

Antes de solicitar una reunificación, recuerda valorar todas las opciones posibles. Si finalmente decides reunificar tus deudas, deberás ponerte en contacto con la entidad bancaria correspondiente y solicitarlo. Dependiendo de qué financiera sea, deberás hacerlo a través de internet o podrás hacerlo de forma presencial.

De todos modos, también debes saber que existen unos gastos asociados a la reunificación, ya que se trata de un producto financiero.

  • La reunificación implica la cancelación anticipada de todas las deudas anteriores. Por lo que deberemos pagar una comisión por cancelación anticipada.
  • A su vez, abriremos un nuevo préstamo, cosa que también tiene unos gastos. Para hacer esto deberemos abonar los gastos asociados a la comisión por apertura, los honorarios, etc.
  • Si hacemos una reunificación a través de algún mediador, estos también cobrarán una tasa por la gestión.

 

Tengo deudas con impagos. ¿Qué hago?

 

Si tienes deudas con impagos, lo más probable es que los bancos rechacen tu petición de reunificación de deudas. El banco, al ver tu nombre en el registro de morosidad, valorará que hay un alto riesgo de impago y te denegará la petición. En este caso, para hacer una reunificación deberás acudir a otras entidades especializadas en estos servicios. Aunque a cambio deberás pagar más intereses.

Por otro lado, también puedes hacer una reunificación con ASNEF, aunque nos pedirá un bien inmueble como aval.

Sea como sea, si tienes deudas con impagos, pedir una reunificación puede ser peligroso. Ante una situación económica complicada, aumentar tus deudas y obligaciones de pago a largo plazo implican un compromiso que se puede volver en nuestra contra si no podemos pagarlas más adelante. Además, cabe recordar que esta reunificación tiene unos costes antes mencionados.

En vez de aumentar tus deudas, otra opción que tienes es reducirlas o eliminarlas con la Ley de la Segunda Oportunidad.

 

Reduce o elimina tus deudas

 

La Ley de la Segunda Oportunidad es una opción muy interesante para todas aquellas personas que tienen deudas con impagos y quieren salir de esta situación económica. Esta Ley, reflejada en el Boletín Oficial del Estado como la Ley 25/2015, establece que cualquier persona insolvente puede reestructurar sus deudas de forma jurídica.

Siendo la reunificación, en estos casos, una opción complicada y con riesgos, la Ley de la Segunda Oportunidad es una vía muy interesante. Esta Ley se aprobó en el año 2015 y consta de dos fases:

  • Una primera fase extrajudicial, en la que se pretende reducir las deudas y llegar a una cuota asumible para el deudor. Es una especie de reunificación pero con la ventaja de que reduces tus deudas, no las aumentas.
  • Una segunda fase judicial, que solamente tiene lugar si no se ha llegado a un acuerdo previo y tiene el objetivo de eliminar todas las deudas al 100%.

Nuestro despacho está especializado en este procedimiento legal y puede informarte de forma gratuita de todo lo que quieras saber sobre la Ley de la Segunda Oportunidad. Llámanos al 930 502 305 y te ayudaremos en lo que necesites.

WhatsApp chat