Reunificación de deudas, todas las claves

Existen situaciones en las que se vuelve realmente complicado seguir haciendo frente al pago de la hipoteca, crédito del coche, préstamos, tarjetas… Es posible que en algún momento te hayas visto tan apurado con los gastos mensuales que te hayas llegado a plantear solicitar préstamos para la reunificación de deudas.

Para que puedas tomar la mejor decisión posible, vamos a explicarte todo lo que necesitas saber sobre la reunificación de deudas y qué alternativas existen.

¿Qué es la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas es la unión de todas tus deudas en una única deuda, de forma que pasas a pagar una sola cuota mensual. Es decir, juntas todas tus deudas, por ejemplo la hipoteca, el préstamos personal y la tarjeta, para pasar a tener un solo préstamo en lugar de tres.

¿Cómo se consigue esto? Contratando un nuevo préstamo que pague tus diferentes deudas. De este modo, pasarás a tener una única deuda. Por lo tanto, lo que estarás haciendo realmente es aumentar tu deuda total, ya que el nuevo préstamo será la suma de todas tus deudas anteriores más los nuevos intereses.

Por eso debes informarte bien y tener especial cuidado antes de contratar una reunificación, porque puede agravar tu situación económica y dejar una deuda mayor a tus espaldas.

Entonces, ¿cuál es la ventaja de la reunificación de deudas? La principal ventaja es que pasarás a pagar una cuota mensual más pequeña a cambio de pagar durante más años. Este es el principal reclamo de la reunificación, contratar un nuevo préstamo con unas condiciones que te permita pagar una cuota mensual más baja pero durante más tiempo.

Por lo tanto, es importante tener claro que la reunificación no tiene nada que ver con la reducción de tus deudas. Más bien es una reestructuración, fraccionando el pago de tus deudas en cuotas más pequeñas, con nuevos intereses y gastos asociados.

Para reducir tus deudas es preferible acogerte a la Ley de la Segunda Oportunidad y llegar a un acuerdo extrajudicial con los bancos. A esta ley puede acogerse cualquier persona insolvente que cumpla con los requisitos que establece la propia normativa.

Entonces, ¿cuándo es recomendable reunificar?

Esta reunificación puede ser interesante para aquellas personas que sepan a ciencia cierta que sus ingresos se mantendrán estables durante mucho tiempo y actualmente van ahogados con sus cuotas mensuales, de modo que les sea positivo aumentar sus deudas a cambio de pagar una cuota mensual más baja. De este modo conseguirán reducir sus gastos mensuales y evitarán posibles impagos y embargos.

También es interesante cuando sencillamente se necesita una mayor liquidez mensual, consiguiéndolo a través de esas cuotas mensuales más bajas.

Sin embargo, para aquellas personas que no gozan de estabilidad económica la reunificación conlleva unos riesgos muy importantes, ya que estarás aumentando tu endeudamiento a largo plazo y haciendo más grande la bola de nieve.

Por este motivo, no es recomendable solicitar una reunificación si te encuentras en una situación de endeudamiento creciente, te has quedado en el paro o has cerrado tu negocio y no tienes un plan económico a largo plazo.

Del mismo modo, a no ser que preveas que vas a poder pagar con la nueva cuota y estés completamente seguro, si tienes deudas con impagos tampoco será recomendable hacer una reunificación, ya que estarás aumentando tus deudas.

Además, si pides una ampliación de la hipoteca como forma de reunificar tus deudas, la probabilidad de que te embarguen la casa será mucho mayor que antes.

¿Cómo es esto posible? Porque antes, si tenías 3 préstamos diferentes, sólo la hipoteca tenía como garantía la casa. Eso significaba que si dejabas de pagar el préstamo personal no podían pedir la ejecución de la vivienda para cobrarse la deuda. Por el contrario, después de esta ampliación de hipoteca, todas las deudas pasan a estar dentro de la hipoteca y por lo tanto podrán pedir el embargo de la casa si dejas de pagar la cuota mensual.

Hay otras opciones, no te endeudes más, cancela tus deudas

    Contacta con nosotros

    Un abogado de nuestro equipo te asesorará personalmente de forma gratuita






    Requisitos para la reunificación

    Si tienes la mayoría de deudas con una sola entidad bancaria podrás solicitar la reunificación con ellos. No hay unos requisitos establecidos como tal, sino que cada entidad estudia cada caso de manera individual. De todos modos, es cierto que hay algunos puntos clave que suelen pedir:

    Por lo tanto, si tienes deudas con impagos y apareces en listas de morosos como ASNEF, lo más probable es que te denieguen la reunificación. Esto es así porque el banco, al ver que tienes deudas sin pagar, no confiará en que puedas pagar la nueva deuda que solicitas.

    Reunificación de deudas con impagos

    En el caso de la reunificación de deudas con impagos, como es mucho más complicado que el banco te la conceda, existen empresas especializadas en encontrar la forma de financiarlo. Estas financieras se encargan de analizar todas las deudas que tienes y ofrecerte un nuevo préstamo que te permita reunificar, aunque hay que mirar siempre con atención qué intereses te proponen.

    Como decíamos anteriormente, en caso de tener deudas con impagos hay que evitar a toda costa hacer una reunificación a la ligera, ya que el aumento de tus deudas podría no hacer más que agravar tu situación económica. Además, si no tienes una vivienda como garantía es muy probable que las negociaciones den como resultado acuerdos peores.

    Para estos casos, la Ley de la Segunda Oportunidad puede ser la gran solución a las deudas pendientes. Esta ley fue diseñada por el Gobierno de España específicamente para ayudar a todas aquellas personas sobreendeudadas, y concede el derecho a eliminar una parte o el 100% de las deudas a aquellas personas que no pueden pagar.

    Gastos de la reunificación

    También debes tener en cuenta que la reunificación tiene unos gastos instantáneos asociados, como cualquier otro producto financiero.

    La reunificación de deudas no tiene un precio fijo, todo depende de con qué entidad lo hagas y cuántas deudas tengas.

    Aunque en términos generales, los gastos son los siguientes:

    • Comisiones por la cancelación anticipada de tus deudas.
    • Comisiones por la apertura de un nuevo préstamo.
    • Gastos de notaría y gestoría.
    • Gastos de tasación de la vivienda e impuestos de Actos Jurídicos Documentados en caso de haber una hipoteca.
    • Honorarios en caso de reunificar con financieras ajenas al banco.

    ¿Puedo reunificar todas mis deudas?

    Es importante saber que no todas las deudas pueden reunificarse. Las deudas con la Seguridad Social y Hacienda no pueden reunificarse, del mismo modo que tampoco puedes reunificar ninguna deuda que escape de bancos y entidades privadas.

    ¿Qué hacer con estas deudas? Si tienes deudas con la administración pública, lo que puedes hacer es pedir un aplazamiento para pagar más adelante. Si ya ha pasado el periodo en el que puedes pedir este aplazamiento, también puedes eliminar una parte de esas deudas con la Ley de la Segunda Oportunidad.

    Alternativa a la reunificación

    La gran alternativa a la reunificación es la Ley de la Segunda Oportunidad. Esta ley, aunque todavía no es muy conocida en España, ya ha permitido a miles de personas eliminar sus deudas y empezar de cero.

    La Ley de la Segunda Oportunidad no tiene nada que ver con la reunificación, ya que no es un producto financiero ni se lleva a cabo con los bancos. Con esta ley lo que haces es pedir a la justicia que te elimine una parte o la totalidad de tus deudas porque sencillamente no puedes pagarlas, sin nuevos préstamos ni intereses.

    Aunque pueda parecer difícil de creer, esta ley existe desde el año 2015 y fue una exigencia de la Unión Europea para combatir la crisis económica y rescatar a todas aquellas personas ahogadas por las deudas.

    Tiene un sentido económico y es que, para el conjunto de la sociedad, es mucho mejor que alguien salga de esa situación y pueda volver a tener poder adquisitivo, emprender, salir de la economía sumergida, etc.

    Llámanos

    En Abogados para tus deudas nos dedicamos desde hace años a eliminar las deudas de nuestros clientes mediante este procedimiento legal.

    Si tienes dudas sobre qué hacer, si reunificar o acogerte a la Ley de la Segunda Oportunidad, llámanos al 930 502 305 y cuéntanos tu caso. Según tu situación económica particular te recomendaremos lo más adecuado para ti.