At. al cliente: 932426936 - Teleconcertación: 930502305

Si no puedes pagar todas tus deudas y te preocupa lo que pueda pasar, es posible que hayas pensado en reunificar tus deudas. En el siguiente vídeo vamos a explicarte qué es exactamente una reunificación y qué diferencias tiene con la Ley de la Segunda Oportunidad. ¿Ley de la Segunda Oportunidad o Reunificar deudas? Te lo aclara Fina Salazar, letrada y socia gerente de Abogados para tus deudas.

 

 

¿Qué es exactamente una reunificación?

 

Una reunificación es una agrupación de todas tus deudas en una sola deuda. Esto se suele hacer cuando una persona no puede pagar todas sus deudas y pide una reunificación para pagar menos cada mes.

En realidad, lo que estamos haciendo con una reunificación es contraer una deuda mayor con la entidad bancaria o el prestamista. Cuando reunificamos todas nuestras deudas en una sola deuda, estamos acordando pagar una cantidad de dinero mayor a esas deudas que teníamos, durante más años. En pocas palabras, se nos reduce un poco la cuota mensual a cambio de pagar durante más años. Por lo que la deuda final es más elevada que la que teníamos.

Es por esto que la reunificación no tiene nada que ver con cancelar parte de nuestras deudas. Con la reunificación aceptamos nuevas comisiones e intereses de este nuevo préstamo. Se cancelan todos nuestros préstamos anteriores y se abre un nuevo préstamo más grande a pagar en más años. Esto implica también pagar una comisión por la cancelación anticipada de los préstamos anteriores y unos gastos asociados a la apertura de un nuevo préstamo.

 

¿Ley de la Segunda Oportunidad o Reunificar deudas?

 

Como hemos visto, la reunificación tiene unos riesgos importantes. Contraer una deuda mayor es comprometerse a pagar más dinero todavía a largo plazo. Esto implica que nuestra situación económica y laboral debe estar en consonancia con estas obligaciones de pago. En caso contrario, volveremos a tener deudas con impagos, y esta vez con una deuda total mayor.

Con la Ley de la Segunda Oportunidad sí podemos cancelar parte de nuestras deudas o incluso la totalidad. Esta Ley aprobada en el año 2015 permite que cualquier persona pueda declararse insolvente y renegociar o cancelar sus deudas. Con unos pocos requisitos básicos y si cumplimos los pasos como es debido, el juez se verá obligado a darnos la cancelación de nuestras deudas.

La Ley de la Segunda Oportunidad consta de dos fases:

  • Una primera fase extrajudicial donde renegociamos con las empresas que reclaman el dinero para cancelar parte de las deudas.
  • Una segunda fase judicial donde, si no hemos conseguido el anterior acuerdo, solicitamos la cancelación del 100% de las deudas.

La primera fase es como una reunificación mejorada. En esta primera fase negociamos de forma conjunta con todas las empresas que reclaman las deudas. El objetivo es reestructurar las deudas de nuestro cliente y cancelar una parte. En estas negociaciones presentamos un Plan de Pagos donde proponemos la cancelación de hasta un 50-60% de las deudas de nuestro cliente. La parte restante la pagará poco a poco durante los próximos años hasta un plazo máximo de 10 años. Este plan de pagos se conforma de acuerdo con el cliente y en relación a su capacidad de pago real, cosa que no se hace en una reunificación.

Es decir, tiene la parte positiva de una reunificación: agrupar todas las deudas en una sola cuota. Pero aquí sí que cancelamos una parte de las deudas, sin ningún tipo de nuevo interés ni comisiones bancarias. Además, en la Ley de la Segunda Oportunidad la cuota no tienen porque ser mensuales, pueden ser también trimestrales o anuales, lo que le vaya mejor al cliente.

 

Cancelar todas las deudas con la Ley de la Segunda Oportunidad

 

En el caso de no llegar a un acuerdo extrajudicial con las entidades que reclaman el dinero, pasaríamos a solicitar la cancelación del 100% de las deudas de nuestro cliente al juzgado. Esta segunda fase tan solo se puede hacer si hemos intentado llegar a un acuerdo antes, así que por eso siempre es necesario intentarlo por lo menos. Además, este juicio no necesita de la presencia del cliente ni se le preguntará por cuestiones relativas a sus deudas.

Las ventajas de la Ley de la Segunda Oportunidad frente a la reunificación son claras. La Ley de la Segunda Oportunidad es un procedimiento jurídico y económico que solo es posible con esta vía, y no tiene nada que ver con un acuerdo bancario individual.

Si tienes deudas con impagos o ves que pronto no vas a poder pagar, ponte en contacto con nosotros en el 930 502 305 o rellena el siguiente formulario.

 

 

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Más información
Privacidad