Diferencia entre deudor y acreedor

¿Conoces cuál es la diferencia entre deudor y acreedor? En este artículo te lo explicamos.

¿Qué diferencia hay entre deudor y un acreedor?

Antes que nada, vamos a explicarte qué significa ser deudor.

Un deudor es todo aquel que tiene contraída una deuda con otra entidad y que legalmente está obligada a satisfacerla. Además, el deudor se comprometió de forma totalmente voluntaria a pagar esa deuda en un futuro, normalmente con la intención de obtener un bien o servicio determinado. Como añadido, esta deuda no tiene por qué ser económica, ya que puede ser también la prestación de un servicio en concreto o la entrega de un bien a dicha entidad.

Por otro lado, tenemos al acreedor.

Un acreedor es justamente la entidad que proporciona ese capital y que exige al deudor el cumplimiento de los pagos tal como fue acordado en el momento de proporcionar el crédito. Este acreedor puede ser toda persona física o jurídica que reclama que se satisfaga una deuda pendiente.

Por lo tanto, queda patente que entre ambos tiene que haber como requisito indispensable una deuda de por medio y el compromiso de satisfacerla.

¿Tienes deudas? Te ayudamos a eliminarlas por lo legal

    Contacta con nosotros

    Un abogado de nuestro equipo te asesorará personalmente de forma gratuita






    ¿Qué pasa si no se paga la deuda?

    Pueden darse muchas situaciones que impidan el pago con normalidad de los pagos de las deudas. Son muchas las familias, autónomos y empresas que pasan cada año por dificultades económicas derivadas de la pérdida de un trabajo o por el fracaso de proyectos profesionales. Estos hechos las dejan totalmente vulnerables e insolventes. En muchos casos, los ingresos no son lo suficientemente elevados para seguir pagando las deudas y la manutención del núcleo familiar.

    Ante esta situación, las entidades acreedoras como titulares de un derecho de crédito, se encargan de exigir los pagos pendientes de estas deudas. Entre el tercer y sexto impago acumulado, estas entidades suelen iniciar una reclamación judicial, y que puede derivar en un embargo de bienes a un mayor largo plazo.

    Ley de la Segunda Oportunidad

    En estos casos de impagos, la Ley de la Segunda Oportunidad es la herramienta apropiada que permite una solución con garantías al deudor. Este mecanismo va destinado a ayudar a particulares y empresas insolventes y sobreendeudados que no pueden seguir pagando sus deudas debido a una situación económica difícil.

    Esta ley proporciona, en la fase de negociación extrajudicial, la vía de diálogo entre deudor y acreedor para intentar reestructurar la deuda y reducirla a través de quitas y esperas. Estas quitas pueden alcanzar hasta un 60% de la deuda. El resto queda pendiente a pagar en un máximo de 10 años. Las cuotas restantes tendrán una cuantía asumible para la entidad deudora.

    Si por el contrario no hubiera ningún acuerdo extrajudicial, el deudor puede pedir la exoneración del 100% de la deuda, liquidando previamente su patrimonio y demostrando haber actuado con buena fe durante el procedimiento.

    Abogados para tus Deudas bufete experto en la Ley de la Segunda Oportunidad

    Nuestro equipo de profesionales lleva trabajando en ley concursal desde hace más de diez años. Durante todo este tiempo hemos ayudado a centenares de personas a cancelar con éxito todas sus deudas. Muchos de ellos han logrado unas nuevas cuotas a pagar, y totalmente adaptadas a su bolsillo, y otros han llegado a cancelar hasta el 100% gracias a este procedimiento.

    En Abogados para tus Deudas creemos que nuestro papel es acompañar al cliente durante todo el proceso, asesorándole sobre cuáles son sus mejores opciones de cara a eliminar sus deudas. También le ayudamos con todos los trámites a realizar para que todo llegue a buen puerto.

    Además, nuestros abogados se encargan de intermediar con los bancos para conseguir un acuerdo que beneficie y defienda los intereses del representado. Otra de nuestras funciones es gestionar todas las llamadas de las financieras. A su vez, eliminamos los datos de todas las listas de morosidad para que empezar de cero sea una realidad.