At. al cliente: 932426936 - Teleconcertación: 930502305
Son muchas las personas que nos escriben a diario a través de nuestras redes sociales preguntándonos si las deudas con Hacienda y la Seguridad Social se pueden eliminar mediante el proceso de la Ley de la Segunda Oportunidad. En este artículo te explicamos todo lo que debes saber acerca de la exoneración de las deudas públicas a través de la Ley de la Segunda Oportunidad.

 

La Ley de la Segunda Oportunidad: ¿Qué es?

 

Antes de nada, debemos recordarte en qué consiste exactamente la Ley de la Segunda Oportunidad (BOE, Ley 25/2015). Esta se trata de un mecanismo de auxilio para todas aquellas entidades físicas y jurídicas insolventes que se encuentran en una situación de sobreendeudamiento extremo.

Este estado les impide continuar pagando con normalidad las cuotas de todas sus deudas. Microcréditos, préstamos, hipotecas, tarjetas de crédito… Cualquier producto financiero es incluible en el proceso. Para ello, no se debe superar los 5 millones de euros en total, y se debe cumplir algunos requisitos, como son actuar de buena fe.

 

El proceso de una ley real

 

Para solicitar la Ley de la Segunda Oportunidad solo basta con presentar la solicitud ante el Registro Mercantil o la Cámara de Comercio en el caso de que el deudor sea un autónomo o empresa. Si hablamos de particulares, este proceso se hace con la firma ante el Notario de la localidad donde reside.

A partir de aquí se asigna a un mediador concursal. El papel de este no será otro que intervenir para lograr un acuerdo entre deudor y acreedores durante la primera etapa del proceso: la fase extrajudicial de pagos.

 

Fase extrajudicial de pagos

 

Como decíamos anteriormente, en esta etapa extrajudicial el objetivo es que ambas partes logren un nuevo acuerdo. Este acuerdo, denominado acuerdo extrajudicial de pagos se obtiene tras renegociar las condiciones de la deuda existente.

Este acuerdo se traduce en un nuevo plan de pagos y un calendario donde aparecen quitas y esperas. Las quitas no son más que la reducción de una parte de la deuda con el fin de lograr unas cuotas asumibles. Estas deben ir en consonancia con la economía del deudor. Las esperas, por su parte, establecen nuevos plazos de pago, pudiendo hacerse mensual, trimestral o anualmente.

Para que se logre este acuerdo, se debe dar las circunstancias de que la mayoría de acreedores acepten la propuesta. Esto suele darse con normalidad, ya que las entidades financieras se arriesgan a perder más dinero si continúa el proceso en la segunda fase.

 

Exoneración de deudas por vía judicial

 

Si finalmente no hubiera acuerdo con la mayoría de entidades acreedoras, se procede a iniciar el concurso consecutivo. Con ello se lleva a cabo la liquidación del patrimonio del deudor. El objeto de esta es el de satisfacer la mayor parte de deuda como sea posible.

En muchos casos, por insuficiencia de masa, no se alcanza a cubrir toda la deuda. Es aquí donde se aplica judicialmente el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI) y que deja al deudor libre de la losa que suponían sus deudas.

 

Exoneración de la deuda pública: ¿mito o realidad?

 

En cuanto a la exoneración de deudas públicas, todas aquellas que estén contraídas con Hacienda o la Seguridad Social pueden ser perdonadas a través de esta ley, tal como hemos visto en infinidad de casos en el BOE.

Recientemente ha aparecido en diversos medios la postura del FMI acerca de las dificultades de la Ley de la Segunda Oportunidad en España. Y es que, a palabras de esta organización, “el papel de los acreedores públicos en los procesos de insolvencia de las empresas continúa siendo un problema clave”. De tal forma, denuncia las dificultades que tiene mecanismo, al verse limitado enormemente a las deudas originadas con las entidades financieras y de crédito.

El texto refundido de la Ley Concursal de septiembre de 2020 hacía referencia a la exclusión de las deudas públicas de este proceso. Esto que contrasta totalmente con las numerosas sentencias del Tribunal Supremo ya que considera que estas deudas son un enorme lastre para autónomos y empresas que quieren levantar cabeza tras un negocio fallido. Por ello, muchos han optado por continuar con la exoneración de deudas públicas.

 

Sentencias firmes para eliminar las deudas con Hacienda y la Seguridad Social

 

Desde la introducción de este nuevo texto los Juzgados Mercantiles han continuado incluyendo esta deuda pública en los procesos de Ley de la Segunda Oportunidad. Por ello, han sido muchos los jueces mercantiles que consideran que este texto refundido solo se limita a alterar la literalidad de los textos. Su objetivo no es más que eliminar cualquier posible duda en su interpretación, pero no afecta a los preceptos judiciales.

Al fin y al cabo, el juez tiene la última palabra, y suele estar a favor de suprimir todas aquellas deudas con Hacienda y la Seguridad Social. Y es que estas, en muchos casos, imposibilitan la principal razón de esta ley: “que una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer”. En definitiva, la exoneración de deudas públicas es totalmente factible y real.

 

La Ley de la Segunda Oportunidad y Abogados Para Tus Deudas

 

Nuestro bufete lleva, desde el primer día de introducción, trabajando en la Ley de la Segunda Oportunidad para proporcionar las máximas garantías a cada uno de nuestros clientes.

Desde 2015 hemos logrado la eliminación de grandes cantidades de deuda para particulares, autónomos y empresas que se encontraban en una situación crítica e insostenible. El resultado en la mayoría de casos fue la obtención de un nuevo plan de pagos con el que poder seguir pagando unas cuotas coherentes con su volumen de ingresos. En otros conseguimos que se olvidaran de sus deudas de por vida, gracias a la exoneración de deudas por vía judicial.

Nuestro papel es el de asesorar y acompañar a nuestros clientes durante todos los trámites necesarios en el proceso para que este sea un completo éxito. También actuamos como interlocutores durante las negociaciones con las entidades bancarias. Con ello logramos el máximo beneficio posible para el cliente.

Si necesitas asesoramiento acerca de esta Ley o deseas un presupuesto personalizado, no dudes en escribirnos mediante nuestro formulario. También puedes llamarnos al 930 502 305 para atenderte más rápidamente.

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad