At. al cliente: 932426936 - Teleconcertación: 930502305

Si te has preguntado cómo intervienen los notarios durante el proceso de la Ley de la Segunda Oportunidad, en este artículo encontrarás todas tus respuestas.

¿En qué consiste la Ley de la Segunda Oportunidad?

Para entender cómo intervienen los notarios en la aplicación de la Segunda Oportunidad, veremos antes algunos detalles acerca de dicha ley.

La Ley de la Segunda Oportunidad viene recogida en el BOE, y está regulada por la Ley 25/2015 . Esta ley es una herramienta de auxilio para personas físicas o empresas sobreendeudadas y que están pasando por una delicada situación económica que les impide seguir pagando esas deudas.

El proceso de aplicación de esta, propone en una primera fase una negociación extrajudicial entre deudor y acreedor con el fin de llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos. Este acuerdo, contemplará un calendario de pagos y un nuevo plan que se adapte a las circunstancias del deudor, y se basará en una serie de quitas y esperas en las cuotas de las deudas.

En caso de que no se llegase a ningún acuerdo, pasaría a una segunda fase judicial, donde se exoneraría de las deudas al deudor, habiendo actuado de buena fe y liquidado su patrimonio para cubrir parte de la deuda.

¿Que función tiene el notario en esta ley?

La figura del notario aparece en la Ley de la Segunda Oportunidad durante el proceso previo a la negociación extrajudicial. Entre las condiciones que deben darse, el deudor tiene que ser una persona física no empresario con domicilio del notario.

La labor de este notario es levantar un acta Notarial que recoge el expediente para realizar el procedimiento de la Ley de la Segunda Oportunidad.

Cuando la parte deudora fuera una empresa, este proceso se realizaría mediante el Registro Mercantil o la Cámara de Comercio del domicilio.

A partir de aquí se asignará un mediador concursal que será el encargado de encarrilar las negociaciones entre deudor y acreedor con el fin de llegar un acuerdo extrajudicial de pagos entre ambas partes.

¿Cómo es el modelo de solicitud de la Segunda Oportunidad?

El modelo para la solicitud de la Ley de la Segunda Oportunidad es un documento que incluye información referente a:

  • Identificación del deudor. Indicando la situación personal, familiar, laboral y profesional. Si el deudor está casado, debe declarar el régimen económico matrimonial, así como los bienes a nombre de ambos. Si tiene pareja de hecho, se indicarán los vínculos económicos. Si hay niños a cargo deberá indicarse también.
  • Indicar el estado de insolvencia y los motivos que han llevado a este.
  • El importe total de la deuda, así como la valoración de los bienes y derechos del patrimonio.
  • Documentación de todos los bienes y derechos de la entidad incluyéndose ingresos previstos, bienes y derechos, cuentas bancarias con los importes depositados. También figurará el capital mobiliario y todas las propiedades inmobiliarias con el certificado de dominio y las cargas.
  • Lista de acreedores, y el impacto de cada uno en la totalidad de la deuda. Se incluirá identificación, vía de contacto, cantidad de la deuda que le corresponde, fechas de vencimiento y amortizaciones. También figurarán créditos sometidos a garantías reales, contratos vigentes, gastos previstos y empleados de la entidad.

Una vez entregado este documento, se procederá a nombrar un mediador concursal. Aquí se inicia la primera fase del proceso de la Ley de la Segunda Oportunidad.

¿Por qué debería acogerme a esta ley?

Acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad supone poner fin a todas tus preocupaciones con los pagos de los préstamos contraídos. Si estás teniendo dificultades para pagar tus cuotas o crees que pronto vas a tenerlas, esta ley puede ser la solución. Además de cancelar las deudas que tengas, podrás volver a respirar tranquilo. Podrás empezar desde cero y desaparecerás de las diferentes listas de morosidad, pudiendo iniciar nuevos proyectos en un futuro.