At. al cliente: 932426936 - Teleconcertación: 930502305

Como parte del proceso de un concurso de acreedores, existe una fase denominada liquidación concursal en la que se someten los bienes del concursado con el fin de satisfacer los pagos a los acreedores. A continuación, te explicamos en profundidad qué es la liquidación concursal.

¿Qué es un concurso de acreedores?

Un concurso de acreedores es un mecanismo con el que todo tipo de empresas insolventes pueden hacer frente a todas las deudas pendientes con otras entidades. Estas deudas pueden ser de diversa consideración ya que van desde créditos bancarios o salarios con los trabajadores, hasta deudas con Hacienda o la Seguridad Social.

¿Qué es la liquidación concursal?

La liquidación es la fase del concurso de acreedores que tiene como objetivo transformar los bienes y derechos de la masa activa de la empresa en dinero. El proceso pretende pagar con ello a los acreedores para satisfacer su parte de deuda. El orden de pago de estas deudas viene establecido por el administrador concursal. Este categoriza la deuda en función de si es privilegiado, ordinario o subordinado, y en función de ello se pagan antes unas deudas u otras.

¿Qué fases tiene la liquidación concursal?

Primeramente, se realizan las operaciones de liquidación necesarias previamente planificadas. En esta fase se venden los bienes en cuestión con el fin de conseguir el dinero necesario para la segunda etapa.

Pero antes, para abrir el proceso de liquidación es necesario haber intentado pactar un convenio con los acreedores. Si no se llega a un acuerdo de aprobación del convenio o fracasa el convenio aprobado, será considerado como liquidación necesaria. En caso de que no haya una aprobación del convenio con los acreedores, puede llegar a intermediar un juez. De él depende que se pase directamente de la fase de convenio a fase de liquidación. Por ley, todo concursado debe hacer saber de su imposibilidad de realizar los pagos tan pronto como lo detecte. La fase siguiente es la de pago de acreedores, y no puede empezar hasta haber cerrado la anterior.

¿Qué efectos tiene la liquidación concursal?

Los efectos del proceso de liquidación concursal, vienen establecidos el título III de la Ley (art.147). Este recoge la normativa aplicable en cuanto a administración concursal, las normas procesales generales, y la apertura y cierre del proceso.

El primer efecto visible para el concursado es que en la fase de liquidación se suspenden todas sus facultades de administración y disposición sobre los bienes y derechos de la masa activa. De esta forma, la gestión y control de estos recae en el administrador concursal.

Si el concursado es una persona física, se producirá la extinción de derecho de alimentos sobre la masa activa. Puede darse la excepción en casos donde fuera imprescindible para las necesidades básicas del concursado, y su cónyuge o pareja de hecho. Si hablamos de una persona jurídica, se declarará la disolución mediante una resolución judicial, y será sustituido por la administración concursal.

Otros efectos inmediatos del inicio de la liquidación tienen relación con los créditos con otras entidades y es que se realiza un vencimiento anticipado de estos.

Liquidación concursal y la Ley de Segunda Oportunidad

La Ley de la Segunda Oportunidad (BOE, Ley 25/2015) es una vía de escape para todas aquellas empresas que se encuentran en un estado de insolvencia. Esta situación suele afectar duramente a la vida del deudor, ya que imposibilita los pagos de sus deudas con la frecuencia establecida. Como mecanismo de ayuda, permite la cancelación efectiva de la deuda mediante dos etapas muy marcadas en las que se busca rebajar la carga a pagar.

A veces con la liquidación concursal no es posible responder a toda la deuda generada, por ello esta opción tiene ventajas muy interesantes para las empresas.

La Ley establece en un primer momento que deudor y acreedores negocien las condiciones de la deuda. El fin es rebajar las cuotas a cifras asumibles para el deudor. Esta fase, conocida como fase extrajudicial de pagos, se materializa en quitas de hasta el 60% de deuda. En una segunda fase, la Ley de la Segunda Oportunidad, mediante una liquidación del patrimonio del deudor, permite la eliminación total de las deudas.

Abogados para tus Deudas, tu mejor opción

En Abogados para tus Deudas llevamos más de diez años trabajando en Ley Concursal y sabemos las ventajas que ofrece la Ley de la Segunda Oportunidad para empresas insolventes. Contamos con un equipo de expertos en la materia que te asesorarán en cada trámite para que cancelar tus deudas sea una realidad. Además, nos encargaremos de interlocutar en tu nombre con los acreedores y defenderemos tus intereses en todo momento. Con Abogados para tus Deudas, tu caso está en las mejores manos.

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad