At. al cliente: 932426936 - Teleconcertación: 930502305

La reunificación de deudas es la agrupación de todas las deudas en un único préstamo. De esta forma, se afronta el pago en una sola cuota mensual. Agrupando las diferentes deudas conseguimos pagar mensualmente una cantidad de dinero menor a cambio de pagar durante más años. Con esto, en realidad, el coste final de la operación es mayor debido a los nuevos intereses. Si tenemos la mayoría de préstamos con una sola entidad bancaria podemos reunificar las deudas con ellos. Pero si se trata de deudas con impagos y constamos en listas como la ASNEF, lo más probable es que nos denieguen la reunificación.

Esto es así porque el banco, viendo que no estamos al corriente de pago, no confiará en que podamos pagar el nuevo préstamo. Y es que esta reunificación lo que hace es sumar todas nuestras deudas anteriores y unirlas en un solo préstamo. Además, añade nuevas cuotas, tipos de interés y un nuevo plazo de amortización más largo para reducir la cuota mensual. Por lo que acabamos pagando más, pero repartido en más tiempo.

 

Reunificación de deudas con impagos

 

En el caso de la reunificación de deudas con impagos, como es más complicado, existen empresas especializadas en encontrar la forma de financiarlo. Debemos tener en cuenta que además de acabar pagando más a la larga, la reunificación tiene otros gastos:

  • La reunificación de deudas implica la cancelación de todas las deudas anteriores y la creación de una deuda mayor. Esto normalmente conlleva que tengamos que pagar comisiones por cancelación anticipada.
  • La reunificación también implica formalizar la apertura de una nueva financiación. Este proceso también lleva unos gastos asociados como honorarios y demás.
  • Reunificar a través de una empresa mediadora también implica unos gastos. Estas empresas cobran unas tarifas por ofrecer sus servicios.

En definitiva, la reunificación de deudas nada tiene que ver con la cancelación o disminución de la deuda que tengamos.

Tampoco pueden reunificarse deudas públicas que tengamos con la Seguridad Social o Hacienda.

Además, para pedir una reunificación habitualmente se pedirá un aval o una propiedad como garantía

 

Con la Ley de la Segunda Oportunidad sí podemos disminuir o cancelar nuestras deudas

 

La Ley de la Segunda Oportunidad, aprobada en el año 2015, permite a cualquier persona cancelar o renegociar sus deudas. ¿Tienes varias deudas con impagos? ¿Estás pensando en una reunificación de deudas con impagos? Con la Ley de la Segunda Oportunidad puedes hacer frente a las deudas que no puedes pagar, cancelando una parte o su totalidad. Cosa que no hacemos con la reunificación de deudas.

Esta Ley es en realidad una modificación de la Ley Concursal del año 2003. La Ley de 2003 permite que cualquier empresa insolvente pueda reestructurar su deuda o cancelarla. Ahora, con esta nueva Ley de 2015, también pueden hacerlo los autónomos y cualquier persona insolvente.

La Ley de la Segunda Oportunidad consta de dos fases. La primera de ellas es extrajudicial y se basa en abrir una etapa de negociaciones entre la persona deudora y las empresas a las que se les debe dinero. El objetivo es llegar a un nuevo acuerdo de préstamo acorde a las posibilidades de pago del cliente. Para llegar a esta nueva cifra se aplica una cancelación que puede llegar a ser de más de la mitad de la deuda. La deuda restante se pagará poco a poco en un plazo máximo de 10 años.

La gran diferencia con la reunificación de deudas con impagos es que aquí no estamos adquiriendo una nueva deuda con más intereses y comisiones. Con la Ley de la Segunda Oportunidad cancelamos una parte de la deuda o incluso su totalidad si el acuerdo extrajudicial no llega a buen puerto. Esta propuesta de acuerdo no es una reunificación ni una refinanciación. Es una medida jurídica en la que además se congelan todas las deudas e intereses durante el proceso. La Ley de la Segunda Oportunidad es la vía para terminar con tus deudas y empezar una nueva vida.

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad