Todo aquel acuerdo suscrito por las partes tiene eficacia jurídica. La interposición de un procedimiento judicial, no sólo entraña el riesgo de que nuestras pretensiones sean desestimadas sino que además implican ciertos gastos. Por ello, sería conveniente evaluar los costes de dicha reclamación judicial.

¿Qué es un acuerdo extrajudicial de pagos?

El acuerdo extrajudicial de pagos es un mecanismo que establece la normativa concursal por el cual se permite la intervención de un tercero denominado mediador concursal, a las personas físicas o jurídicas sobreendeudadas renegociar sus deudas pactando quitas y aplazamientos de pagos.

Asimismo, ha de valorarse si alcanzado el acuerdo extrajudicial con el deudor, el pago se producirá de forma inmediata o va a suponer un fraccionamiento del pago en varios plazos, esto es, se va a posponer en el tiempo. En el segundo caso, se dan inconvenientes similares a los de la reclamación judicial, y puede llegar a incumplirse.

¿A qué tipo de acuerdos puede llegarse?

Pueden acordarse aplazamientos o esperas de hasta diez años y dicho acuerdo puede prever la la cesión de bienes para el pago de las deudas, la capitalización de créditos para la conversión en acciones o bien en participaciones, o préstamos u otro instrumento financiero.

¿Cuáles son las ventajas de éste acuerdo?

El acuerdo extrajudicial de pagos posibilita al deudor continuar con su actividad laboral, empresarial o profesional además de que los créditos afectados no puedan ejecutarse. Asimismo, los créditos no devengarán intereses, ni los acreedores tendrán la posibilidad de instar concurso de acreedores.

¿En qué consiste el acuerdo extrajudicial de pagos?

El acuerdo extrajudicial de pagos supone un proceso sencillo a excepción de que dicho deudor sea empresario o profesional. Primeramente, ha de presentarse una solicitud o formulario ante el notario y la documentación requerida, junto con una propuesta de pagos, la cual puede recoger quitas sin límites y aplazamientos de pagos.

En la mayoría de los casos los bienes serán de escaso valor por lo que la propuesta se limitará a aplazamientos en el tiempo y a un pago de porcentajes muy bajos de la deuda. Recibida la solicitud, el notario comunicará al Juzgado la apertura de las negociaciones y a los acreedores dicha propuesta así como nombrará un mediador concursal, que será quien convoque la celebración de Junta.

En caso de alcanzarse el acuerdo, se eleva a escritura pública y se publicará en el Boletín Oficial del Estado así como en el Registro Público Concursal por medio de un anuncio que contendrá los datos que identifiquen al deudor. Transcurrido un plazo de dos meses sin lograr acuerdo alguno, el expediente notarial será cerrado, pudiendo el deudor acudir al juzgado e iniciar el concurso que le permitirá la liberación de sus deudas.

Suscríbete al blog para recibir las actualizaciones en tu email

Suscríbete al blog para recibir las actualizaciones en tu email

Te enviaremos las ultimas noticias referente a la Ley de la Segunda Oportunidad

Gracias

Share This