A todos se nos ha presentado en algún momento una situación de necesidad de cierta cantidad de dinero. En estos casos, la opción más conveniente es pedir un préstamo, ya sea a una entidad bancaria o a una persona. Sin embargo, deber dinero genera un compromiso económico y moral con nuestros prestamistas.

Las deudas son una acción bastante común, pero lo que todos no saben es que estas prescriben. Es decir, al pasar un tiempo determinado las deudas se extinguen o cancelan. Por eso es bueno hacerlo de conocimiento público cuando prescriben las deudas en España.

¿Cuáles son las formas en las que se extinguen las deudas?

La forma más común y conocida de terminar una deuda es pagando la cantidad acordada. Pero existe además la prescripción de la deuda. Esta acción aplica al transcurrir un tiempo determinado donde la deuda es cancelada sin que el deudor haya pagado. Igualmente ocurre la extinción por insolvencia de parte del deudor.

Con respecto a los compromisos económicos con organismos legales como la agencia tributaria, se efectúa la compensación. La cantidad monetaria que se debe, se compensa con la suma que recibiría por devolución del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Por último, la manera menos frecuente de extinción ocurre cuando el acreedor perdona la deuda.

Plazos más comunes en los que prescriben las deudas en España

Seguramente te has preguntado cuándo prescriben las deudas en España. Dependiendo el tipo de deuda tratada, el código civil del país fija un plazo no mayor a 5 años para la extinción de la misma. Cabe destacar que esta medida sólo aplica para aquellas deudas que no establecen explícitamente un plazo definido. Sin embargo, sí existen períodos concretos para cada tipo de deudas.

La deuda hipotecaria posee un lapso máximo de 20 años. Para hacienda y el seguro social el tiempo de prescripción es menor, apenas de 4 años. Con respecto a los intereses de los préstamos bancarios no hipotecarios prescriben a los 5 años, al igual que la misma deuda.

Por otra parte, para todas aquellas cargas nacidas entre el año 2000 y 2005, el plazo establecido es de 15 años. Finalmente, todo lo relacionado con el alquiler de viviendas, pensión y pago de servicios como luz y agua también tiene su período. Está establecido en 5 años como límite antes de extinguirse.

¿Cómo hacer para que se aplique la prescripción de las deudas?

Es necesario cumplir ciertas condiciones para que se adjudique la prescripción. Las más importantes están vinculadas tanto al acreedor como al deudor. El primero, no debe haber recurrido a acciones extrajudiciales como cartas notariales o judiciales. En cuanto al segundo, no debe haber aceptado ni reconocido de manera expresa alguna deuda pendiente por pagar.

¿Cómo interrumpir la prescripción?

Para detener la prescripción se deben iniciar trámites legales o judiciales. A través de ellos se reclamará el pago adecuado. El plazo extinguido puede comenzar a transcurrir de nuevo y es el acreedor el responsable de esto. Siempre es necesario que al deudor se le notifique. De lo contrario, puede extinguirse de nuevo por desinterés del acreedor. Cualquiera que sea la posición en que te encuentres, deudor o acreedor, es de suma importancia que conozcas cuando prescriben las deudas en España.